Rober denuncia el sabotaje a 15 autobuses el último día de huelga

  • La empresa dice que los piquetes colocaron un sistema de pinchos casero con la intención de agujerear las ruedas de los servicios mínimos, aunque sólo afectó a dos

Los trabajadores de la empresa Rober S.A., concesionaria del servicio de autobuses en Granada, secundaron ayer la décima y última jornada de huelga, que se saldó con el sabotaje a 15 autobuses a los que los piquetes colocaron un sistema de pinchos bajo las ruedas para agujerearlas, si bien sólo consiguieron resultado en dos de ellos.

Así lo informó ayer el gerente de la empresa Rober, Guillermo Robles, que se congratuló de la "inteligencia de los mecánicos", que se percataron de esta situación y pudieron evitar que "este artilugio creado con mala fe" afectara a la salida de los servicios mínimos, fijados en un 30% de la flota diaria.

A pesar de este incidente, Robles se mostró dispuesto a abordar las reivindicaciones de los trabajadores en el marco del nuevo convenio colectivo y una vez finalizadas las elecciones sindicales en la empresa, fijadas el 27 de febrero.

También CCOO prevé retomar las reivindicaciones una vez sea escogido el nuevo comité, mientras que lamentó la falta de implicación en el conflicto por parte de las instituciones públicas, especialmente del Ayuntamiento.

El sindicato solicita la contratación fija de 19 empleados eventuales, la aplicación de una misma escala de antigüedad para todos los trabajadores y la modificación de un artículo del convenio colectivo de 2008 para que los conductores puedan decidir cómo gestionar las horas extras, bien cobrándolas o tomando descansos.

Desde CCOO se cifró el seguimiento de los paros de ayer en un 80%, al igual que en las jornadas anteriores de la huelga. Mientras, la manifestación que transcurrió por el centro de la ciudad se desarrolló sin incidentes destacados e incluyó una parada en la Plaza del Carmen, donde aprovecharon para tomar churros frente al Ayuntamiento como otra medida más.

La empresa Rober considera que los paros de cinco horas en días alternos de la semana -lunes, miércoles y viernes- han afectado a más de 7.000 usuarios diarios, mientras que se han dejado de recaudar unos 6.000 euros por cada jornada de huelga, lo que supondría un total de 60.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios