La UGR ahorrará este año 400.000 euros con el cierre de sus centros

  • El horario de apertura de las facultades se reducirá a partir del 14 de julio y del 8 al 22 de agosto se cerrarán por completo con excepción de los edificios centrales

La Universidad de Granada vuelve a cerrar sus puertas en verano por segundo año consecutivo. Los 400.000 euros que espera la Gerencia ahorrar con dicha medida justifican el ajuste de los servicios en plenas vacaciones de los miembros de la comunidad universitaria. Este año el cierre se realizará en dos etapas: de forma parcial en el mes de julio y total durante las dos semanas centrales de agosto.

"Los centros universitarios estarán abiertos a partir del 14 de julio de manera ininterrumpida desde las nueve de la mañana hasta las siete de la tarde", explicó el gerente de la UGR, Andrés Navarro, que ha dado continuidad a las medidas de austeridad que inició su antecesor, Florentino García.

A media tarde los edificios universitarios cerrarán sus puertas, pero se permitirá la libre circulación del personal investigador como el pasado verano, ya que disponen de una tarjeta de acceso propia para trabajar en los despachos y laboratorios.

Será del 8 al 22 de agosto cuando la Universidad de Granada realice un cierre total de sus centros. "Únicamente permanecerán abiertos, y en horario reducido, los edificios de servicios centrales, que están ubicados en el Complejo Administrativo Triunfo y en el Hospital Real", informa Navarro. Pero también estarán limitados los servicios al Personal Docente Investigador. "Habrá que esperar a la última semana de agosto para la tramitación de matrículas", confirmó el gerente.

La reducción de horas extras, de consumo energético, de agua, etc. es lo que permitirá a la Universidad ahorrar "hasta 400.000 euros" con el cierre de los centros. En diciembre de 2009 se ajustó por primera vez el calendario laboral del Personal de Administración y Servicios (PAS) para cerrar durante quince días la Universidad, lo que permitió ahorrar unos 300.000 euros aproximadamente. Una vez que concluyen los exámenes en la segunda semana de julio, la actividad académica de la institución superior disminuye notoriamente, de ahí que la mayoría de las universidades hayan adoptado esta política.

En Navidad y en Semana Santa también se clausuraron los edificios, dejando sólo unos servicios mínimos que cubren unos 40 trabajadores.

La Universidad de Granada lleva más de dos años aplicando medidas de ahorro que le han reportado a sus arcas más de tres millones de euros ya. Se han reducido las dietas de los docentes y del PAS, a los que se les está concienciando para que gasten "sólo lo imprescindible". La Gerencia ha cifrado en un 10% el ahorro en este apartado en 2010 y en más del 20% el realizado en 2011.

Además, la UGR se acogió a la ley de contratos del sector público que permite la competencia entre proveedores para ahorrar más de un millón de euros en el consumo de teléfono; ha reducido los servicios extraordinarios, la cobertura de bajas en el profesorado y la oferta de empleo.

19:00

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios