El cura que acusó al arzobispo estudia recurrir al TC

  • Cree que la sentencia erró al considerar prescritas las injurias

El sacerdote Francisco Javier Medina, que se querelló y ejerció la acusación particular contra el arzobispo de Granada por injurias y coacciones, estudia recurrir al Tribunal Constitucional la sentencia de la Audiencia Provincial que ha absuelto al prelado granadino, por considerar que la resolución -que revoca la condena en primera instancia de un juzgado de lo Penal- vulnera su tutela judicial efectiva. Según fuentes de la acusación particular, el recurso, caso de presentarse, se basaría en el error de cálculo en que ha incurrido la Audiencia de Granada para concluir que la falta de injurias -que el tribunal considera probadas- ha prescrito.

Sin embargo, según la acusación, el tribunal de apelación equivocó la fecha a partir de la cual contalilizar el año por el que las injurias quedarían prescritas, ya que incluyó en ese periodo los casi cuatro meses que el prelado tardó en responder al acto de conciliación previo a la presentación de la querella. La defensa de Javier Martínez sostiene que esos meses deben ser descontados del 'contador' de la prescripción. En los próximos días tanto Medina como su abogado Rafael Guarnido anunciarán si finalmente formalizan el recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.

La Audiencia Provincial de Granada notificó el miércoles la absuelto del arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, del delito de coacciones y la falta de injurias contra Medina por los que había sido condenado por el titular del Juzgado de lo Penal número 5 de Granada, Miguel Ángel Torres, a pagar 3.750 euros.

En primera instancia se reconocía que fue el "enfrentamiento" con CajaSur del actual arzobispo y la vinculación que tenía con la entidad el demandante el origen del conflicto que motivó su cese como archivero y conservador de la Catedral y luego las diferencias sobre la publicación del libro de la Catedral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios