Una asociación cree que la escuela mixta propicia el fracaso de los niños

  • La Asociación Europea de Centros de Educación Diferenciada celebra unas jornadas sobre este modelo educativo

La educación diferenciada entre niños y niñas podría ser uno de los remedios al grave problema del fracaso escolar que actualmente afecta al 30 por ciento de los escolares, especialmente, chicos. La Asociación Europea de Centros de Educación Diferenciada celebra durante el día de hoy unas jornada en la que apuesta por implantar este modelo pedagógico educativo como la alternativa a la coeducación actual, ya que diversos estudios e informes corroboran la mayor progresión del alumnado cuando se trabaja con ellos de manera independiente. "El igualitarismo que se ha establecido en la educación mixta hace que se trata de igual manera a niños y niñas cuando, en realidad, tienen diferentes ritmos cognitivos desde el punto de vista neurológico y poseen formas de aprender distintas.

María Calvo, presidenta de la asociación en España, explicó que la educación diferenciada no radica sólo en la separación de niños y niñas sino que se pueden combinar modelos favorecedores al aprendizaje como el dividirlos a una determinada edad o en asignaturas concretas manteniendo los mismos currículos y los objetivos finales para ambos sexos.

Calvo hizo hincapié en que la educación diferenciada nada tiene que ver con la formación que se ofrecía hace 60 años y sí con una serie de medidas educativas novedosos que tienen excelentes resultados en países como Inglaterra o Estados Unidos.

La teoría de Calvo fue avalada por el doctor en Medicina de la UGR, Manuel Gurpegui, que se ha encargado de estudiar empíricamente los dos modelos educativos, el mixto y el diferenciado. El profesor que ha analizado el rendimiento escolar en chicos y en chicas de distintos colegios públicos de Almería y Ceuta ha comprobado que, "efectivamente, los niños están en desventaja frente a las féminas en cuanto a las medidas de fracaso académico". Este desnivel educativo es más apreciable en la etapa de los 15-16 años. El trabajo de Gurpegui, que pretende ampliar en un futuro, constata la necesidad de establecer modelos de enseñanza más progresistas y flexibles que mejoren los resultados educativos en el país.

"Aunque en España no hay resultados sobre el éxito de centros en los que se estudie de manera separada a nivel internacional sí y el éxito es rotundo", apuntó la presidenta de la asociación. Y es que para los integrantes de esta organización en la diferenciación está la riqueza. "Separar a los estudiantes ayuda a potenciar sus facultades y a desarrollar su trabajo de manera más relajada", añadió. Precisamente, una de las razones que favorece el bajo rendimiento escolar en los adolescentes son los aspectos sentimentales, entre otros. "Está demostrado que los jóvenes se concentran mejor si no motivaciones sexuales que haga que los distraigan del estudio", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios