El calendario escolar, una pesadilla para las familias

  • En los próximos ocho días, sólo dos celebrarán clases con normalidad

La conciliación familiar y laboral traerá de cabeza esta semana a casi 200.000 padres granadinos. En los próximos ocho días, sólo dos (hoy y el miércoles) celebrarán las clases con normalidad, los otros seis, entre festivos, el Día del Maestro y una huelga convocada por los sindicatos de enseñanza, dejarán en casa a miles de alumnos de Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato.

Muchos padres se preguntan cómo es posible que la Consejería de Educación enarbole ahora la bandera de la conciliación familiar y laboral con su polémico adelanto del curso escolar si luego deja en manos de las delegaciones provinciales la distribución de los días lectivos. Cómo es posible que el Consejo Provincial Escolar, que preside la delegada de Educación Ana Gámez, en el que están representados los alumnos, sindicatos de enseñanza y la propia federación de padres de Granada puede dar el visto bueno a una distribución de festivos como la diseñada esta semana.

Y cómo es posible que los sindicatos escojan una semana repleta de descansos para colocar también una huelga de enseñantes.

De esta forma, mañana martes los alumnos de Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato no entrarán en clase hasta las 9:30 o 10:00 de la mañana; y durante seis días, desde el jueves hasta el lunes inclusive, los centros de enseñanza permanecerán cerrados "por días festivos". En la página web de la Consejería de Educación están volcadas por provincias las instrucciones complementarias que cada delegación establece al calendario escolar para su aplicación en los centros docentes no universitarios. Sin embargo, Granada es la única provincia que cuenta con un simple calendario, sin ninguna especificación sobre sus días lectivos y ordenación en el curso.

No hay indicación alguna que explique porqué los alumnos no universitarios no tienen clases desde el 26 de febrero al 2 de marzo. La Delegación provincial de Educación, consultada por este diario, explicó que el 2 de marzo es el Día del Maestro y, por tanto, es festivo; y que el 26 y el 27 de febrero han sido fijados por el Consejo Escolar Provincial como no laborables porque "el calendario escolar debe ser de 175 días lectivos y, este año, como apenas hay puentes, se ha decidido fijar estos días de descanso para compensar el trimestre".

Es totalmente comprensible que se ajuste el calendario escolar a los 175 días lectivos que marca la ley, pero lo que no es justificable es que se acumulen estos días y que se sumen a otra festividad (Día del Maestro).

¿Son éstas las medidas de conciliación laboral que promueve la Consejería de Educación? ¿O es que desde el Consejo Escolar se hace caso omiso a la nueva política regional?

Y, por su parte, los sindicatos de enseñanza podrían haber fijado un paro laboral para cualquier otra semana del curso, como por ejemplo la pasada, ya que es una decisión que adoptaron conjuntamente hace más de diez días.

En plena recesión económica, con una gran presión por parte de la patronal para abaratar los despidos y una incertidumbre creciente en todos los sectores laborales, ¿qué se supone que deben hacer los padres con sus hijos esta semana? ¿contratar a una canguro la mañana del martes, el jueves, el viernes y el lunes próximo? ¿quién se puede permitir eso actualmente?

"La Delegación de Educación debería habilitar las aulas matinales para estos días laborables que sólo son festivos para los enseñantes", recomienda José Antonio Puerta, el presidente de FAPA-Alhambra, la Federación de Padres de Alumnos de Granada.

Los padres y docentes coinciden en una cosa: reclaman a la Administración una distinción entre el calendario escolar y la jornada laboral del profesorado. Aunque para contentar a unos y a otros precise más recursos económicos que hagan posible la extensión, a todo el año, de su Plan de Apertura de Centros.

Según los datos de la propia Delegación de Educación, sólo un 40% de los centros de Granada, unos 214, han ofertado este curso algún servicio del Plan de Apertura (aula matinal, comedor o actividades extraescolares).

Mientras los recursos no llegan, al menos desde la Delegación provincial de Educación se podría trabajar para que la distribución de los días de libre disposición docente no generen el malestar que, sin duda, originará entre los tutores familiares una semana como la que se avecina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios