El cannabis avanza como tratamiento

  • Se multiplican los estudios para demostrar los beneficios terapéuticos de los fármacos a base de cannabis para patologías como el cáncer o dolencias crónicas · Su legalización en España, más cerca

Incluir el cannabis dentro del arsenal terapéutico para tratar enfermedades oncológicas y crónicas es algo cada vez más próximo. Según los expertos, a corto o medio plazo, los fármacos basados en esta sustancia podrán ser utilizados por los pacientes de forma más común. En la actualidad, para acceder a estos fármacos, que no están legalizados aún en España, se tienen que solicitar como uso compasivo con la demostración médica de que no se responde a otro tratamiento. Se hace desde 2001. Son una alternativa, no la primera opción.

La cercanía de su legalización en España llega tras un estudio realizado en Cataluña que demuestra la eficacia del Sativex, como se llama el derivado estandarizado del cannabis estudiado. Es el primero promovido por el Ministerio de Sanidad y la Agencia Española del Medicamento respondiendo a la demanda social en favor del uso terapéutico del cannabis. Pero en el mercado internacional hay otros dos fármacos más comercializados: la nabilona y el THC sintético o dronabinol. Con todo, su prescripción llegaría como uso compasivo, sólo a través de un permiso especial de Sanidad.

Para el oncólogo del Virgen de las Nieves y director del Plan Integral Oncológico de Andalucía, José Expósito, estos fármacos se "podrán legalizar en España en poco tiempo".

Los cannabioides se han estudiado para dos indicaciones: el control de las náuseas y los vómitos en pacientes sometidos a quimioterapia y el control del dolor.

Ya en 2005 la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía realizó una respuesta sobre la utilidad terapéutica del cannabis. "Respecto a las náuseas y vómitos, aunque fueron mejores que los antieméticos tradicionales, los efectos adversos fueron frecuentes, por lo que se concluyó que no debería recomendarse su uso generalizado, aunque sí una opción en pacientes en los que el resto de tratamientos no sean efectivos". En cuanto al dolor, se ha estudiado más el tipo oncológico y encontraron resultados contrapuestos.

En la actualidad, además de solicitar a Sanidad la prescripción a los pacientes a través del uso compasivo de fármacos que no se comercializan en España, se puede acceder al cannabis de la forma tradicional. No son pocos los pacientes oncológicos que lo toman en infusión o fumado, con control médico.

Pero para su entrada en el arsenal terapéutico tendrá que pasar, además del trámite administrativo, la inevitable connotación legal y social. "Seguro que ocasionará controversia. Pero hoy en día se utilizan otros que hace años eran impensables, como los opioides o la morfina, a los que ya no se les cuestiona. Lo importante es el paciente y su calidad de vida", informó Expósito.

Una vez que se aprueba por parte del Ministerio se puede solicitar como uso compasivo. Que entre definitivamente en la terapia oncológica "va a depender de si aporta algo interesante".

El cannabis llega también a otras patologías como la esclerosis múltiple.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios