Se enfrenta a 7 años de cárcel por intentar arrollar a varios policías para eludir un control

  • El acusado, que llevó a herir a dos agentes, llevaba 12 gramos de cocaína destinada al tráfico

La Fiscalía de Granada ha solicitado una condena de siete años de prisión y multas de 2.100 euros para un acusado de intentar arrollar a varios policías para eludir un control rutinario en la zona norte de Granada, puesto que llevaba consigo unos 12 gramos de cocaína destinada al narcotráfico.

Al procesado, de iniciales J.G.A., se le atribuye un delito contra la salud pública de sustancias que causan grave daño a la salud, un delito de atentado con medio peligroso, tres faltas de lesiones y un delito de conducción temeraria por los que será juzgado el próximo 14 de julio en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada.

Según consta en el escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Público, los hechos se remontan al 7 de noviembre de 2014 cuando el acusado circulaba a bordo de su vehículo Peugeot 106 por la calle Fray Juan Sánchez Cotán de Granada cuando se apercibió de la existencia de un control de personas y vehículos debidamente señalizado de la Policía Nacional, con un total de seis agentes.

Consciente de que portaba en el interior de un paquete de tabaco que llevaba consigo en su coche la cantidad de 12 gramos de cocaína que pretendía destinar a la venta a terceros, el procesado, al ver a el control, comenzó a realizar maniobras extrañas por lo que uno de los agentes procedió a darle el alto reglamentario.

Sin embargo, éste, sabedor de la posición del agente, aceleró el vehículo en dirección al funcionario policial con intención de arrollarlo y le golpeó en el pie izquierdo con la rueda. Acto seguido dirigió el vehículo contra otros dos policías con intención de arrollarlos y llegó a golpear a un tercero en su brazo izquierdo.

Ante tal conducta uno de los policías empuñó el arma reglamentaria a la vez que gritaba "alto, policía"- Sin embargo el inculpado no se detuvo y continuó en dirección a él y otro agente de nuevo, lo que obligó al primero efectuar un disparo en el bloque motor del turismo que conducía.

Lejos de detener su marcha, el procesado decidió girar bruscamente en dirección a la calle Linares obligando a los usuarios a frenar bruscamente para evitar la colisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios