El espíritu navideño le gana la partida a la crisis y promete una buena campaña en hostelería

  • Los restaurantes granadinos han iniciado este fin de semana la campaña, que llegará a su punto álgido el 15 de diciembre

Ya es Navidad. Bueno, en realidad todavía falta más de un mes para que las familias se sienten a la mesa a comer gambas y pavo, pero desde hace días los escaparates desean a los viandantes una Merry Christmas, los grandes almacenes pregonan que las fiestas ya han comenzado y los restaurantes, aunque todavía no hayan colgado el muérdago ni colocado el espumillón, ya han iniciado la campaña de comidas y cenas navideñas.

Este pasado fin de semana la hostelería granadina ha dado el pistoletazo de salida a la temporada navideña, que llenará sus salones durante los próximos cuatro fines de semana con grupos de amigos, familias más o menos cercanas y compañeros de trabajo que, con jefes o sin ellos, celebrarán las fiestas antes de tiempo.

Aunque todavía es pronto para lanzar unas previsiones certeras, el sector ha entrado en esta recta final del año con muy buenas sensaciones. Estas fiestas, al igual que pasó durante las de 2016, el espíritu navideño le gana la partida al fantasma de la crisis. La incipiente recuperación económica, que se ha traducido en menos paro y en un mayor optimismo en el consumo -aunque el dinero que hay en el bolsillo siga siendo el mismo-, permite augurar una buena campaña para el sector hostelero, que ya se está plasmando en muchas peticiones de información y en las primeras reservas reales.

El presidente de la Federación Provincial de Empresas de Hostelería y Turismo, Trinitario Betoret, asegura que la que acaba de comenzar, según las primeras sensaciones de los hosteleros granadinos, será una "buena campaña", en buena medida gracias a los particulares, que fueron los que también en tiempos de crisis sostuvieron el sector. Aunque las empresas también han vuelto a formar una parte fundamental de las reservas en el sector de restauración, los problemas económicos de los últimos años hicieron que los particulares -familias, grupos de amigo e incluso grupos de trabajo, pero sin la formalidad de una cena o comida de empresa- tomaran una iniciativa que todavía no han soltado.

"La línea de recuperación y de una mayor alegría en el consumo se traslada a las fiestas y a los establecimientos de restauración", indica Betoret, que asegura que la campaña llega con precios medios similares a los del año pasado e incluso un poco más altos. El coste medio por persona -todo depende del tipo de comida, del restaurante y del presupuesto de los consumidores- ronda los 35 euros, muy lejos de los que llegaron a registrarse durante la crisis, que a duras penas sobrepasaban los 25. Pero sobre todo, la alegría se nota en la actitud de los clientes. "Ya no se regatea". En los años 2012 y 2013, los peores para la economía granadina y el consumo, los menús se "negociaban", y los establecimientos se plegaban a las condiciones de sus clientes para llenar los salones durante las fiestas. "Hoy si dices 35, son 35. Ya no discuten", explica el presidente de la Federación de Hostelería, que asegura que los menús a 125 euros que vuelven a tener algunos restaurantes de alta gama eran impensables hace apenas unos años.

Con todo, ni los precios ni la rentabilidad han alcanzado todavía los niveles de antes de la crisis. "Las empresas todavía están haciendo un esfuerzo para acoger servicios sin exagerar los precios", subraya Betoret. Ese ajuste, que se realiza para captar a un cliente que ya no regatea, se hace a costa de la rentabilidad de los establecimientos, que aún no es la que era.

Lo fuerte de la campaña no llegará hasta que comience diciembre, con un fin de semana clave para todos los restaurantes granadinos: el 15 de diciembre. Ese viernes, justo el de después del Puente de la Constitución y la Inmaculada y antes de que comiencen oficialmente las fiestas, es la fecha que muchos establecimientos tienen ya marcada en rojo.

"El 15 de diciembre está rompiendo los esquemas", indica Betoret, propietario del restaurante Pilar del Toro. "Hasta ahora es la fecha más demandada. Estamos obteniendo muy buenas respuestas para toda la campaña de Navidad, pero la demanda se concentra el día 15".

Las reservas también están llegando ya al restaurante Óleum, propiedad de Gregorio García, presidente de la Asociación de Restaurantes, Cafeterías y Bares, que forma parte de la Federación. "Ya se están empezando a mover las cosas, la gente ha comenzado a preguntar e incluso a reservar. Quieren buscar sitio para que no se les haga tarde", explica García, que asegura que en estas últimas semanas de noviembre prácticamente se quedan reservadas todas las fechas navideñas.

"Hay buenas expectativas, ya hay como un 50% de reservas en firme. La impresión es que va a ser una Navidad aceptable", asegura el presidente de la Asociación de Restaurantes, que como única pega lamenta que las fiestas no caigan bien para la formación de grandes puentes, de los que siempre se beneficia el sector. Más días de fiesta, más oportunidades para que las familias y amigos salgan a la calle y se reúnan en torno a una buena comida o cena, cuyo precio medio ronda los 30 o 40 euros, según el restaurante.

La web cenasdenavidadengranada.com, que gestiona las reservas de una decena de bares y restaurantes de Granada, confirma que de momento las cosas van "bien", y que en estas fechas las empresas y los particulares ya empiezan a decidirse para contratar tanto cenas y comidas prenavideñas como para reservar cenas de Nochebuena y Nochevieja. "Hay muchas empresas. También muchas parejas y grupos de amigos, pero sobre todo empresas", explica una responsable del portal online, que señala que el menú mínimo ronda los 25 o 30 euros de coste por persona, aunque "hay de todo" y varía bastante en función del establecimiento.

Jesús Ogea, propietario de la taberna El Retiro, también prevé una buena campaña de almuerzos y cenas navideños. El establecimiento, que acaba de estrenar nueva sala de restaurante con cava de vinos (que acogerá cerca de 800 botellas con referencias de todo el mundo) ya lleva un par de fines de semana ofreciendo comidas a grupos de amigos y profesionales que se reúnen para las fiestas, aunque lo fuerte está todavía por llegar.

"Este va a ser el primer año del restaurante con nuestra cava, que es muy importante porque el cliente amante del vino cada vez es más numeroso", explica Ogea, que apunta que El Retiro ofrece varias alternativas cerradas y con distintos precios, pero todos, asegura Ogea, "de calidad suprema".

El restaurante comenzó a registrar las primeras reservas y llamadas pidiendo información a finales de octubre, pero será a lo largo de los próximos quince días cuando se terminarán de confirmar las citas navideñas, que se celebrarán sobre todo durante las dos primeras semanas de diciembre, aunque de momento ya tienen confirmaciones hasta Reyes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios