Más de 400 estudiantes se concentran contra el Plan de Bolonia

  • La manifestación, que culminó en el Rectorado, no registró incidencias

Comentarios 1

Alrededor de unos 450 jóvenes, según la Policía Local, mostraron ayer su rechazo a la adaptación de la Universidad al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) a través de una manifestación organizada por el colectivo Hartos de Bolonia, con la participación del Sindicato de Estudiantes y Espacio Revolucionario Andaluz-Espacio Alternativo.

Gritando consignas, los participantes partieron de los Comedores Universitarios pasadas las 18.30 horas y, tras recorrer la calle Rector López Argüeta, San Jerónimo y Gran Vía, la concentración llegó a la sede del Rectorado de la UGR, en el Hospital Real.

Pese a que al inicio de la marcha los manifestantes invadieron la calzada de Severo Ochoa -cortando temporalmente el tráfico-, el acto no registró incidentes de importancia, por lo que el dispositivo de Policía Local y Nacional no tuvo que intervenir.

Los promotores de la concentración, que tenían previsto hacer declaraciones a los asistentes, finalmente no manifestaron sus argumentos contra el Plan de Bolonia, porque "no se llegó a un consenso" entre las distintas plataformas, según explicó uno de los organizadores.

No obstante, los tres colectivos denuncian que el Espacio Europeo pretende implantar el "neoliberalismo" y el "mercantilismo" en la Educación Superior y alegan que la obligatoriedad de la asistencia a clase que impone el plan impedirá a aquellos estudiantes con escasos recursos económicos, trabajar mientras cursan sus estudios, lo que convertiría a las facultades en "Escuelas de élite, fábricas de precarios", según recogía una de las pancartas de la concentración.

Asimismo, los participantes rechazan las llamadas 'becas-préstamo', unas ayudas que deberán ser devueltas, lo que "asfixiará aún más a los jóvenes", según manifestó el Sindicato de Estudiantes y critican el 'eurocrédito' que obligará a los alumnos a pagar por las horas de trabajo fuera de clase, pues computan como créditos.

La uniformización de las carreras a cuatro años -que disminuirá la calidad de la formación, según los manifestantes-, la implantación en las titulaciones de Ciencias de un primer año común y la concesión de financiación a las carreras según la demanda del mercado son otros de los aspectos a los que se oponen este sector de estudiantes.

Por ello, las plataformas estudiantiles opuestas al EEES instan al Rectorado a que promueva la información sobre el Plan de Bolonia entre los alumnos e incitan a los estudiantes a que participen activamente en la lucha contra lo que ellos consideran una privatización de la Universidad Pública.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios