Unos 50 estudiantes 'secuestran' Políticas durante ocho horas

  • Irrumpieron en la facultad a última hora de la tarde del jueves, aprovechando las elecciones a Junta de Centro y mantuvieron las entradas bloqueadas durante varias horas, hasta que medió el vicerrector

Comentarios 9

Un grupo de entre cincuenta y setenta jóvenes 'anti-Bolonia' mantuvo 'secuestrada' durante la madrugada del jueves la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad de Granada casi ocho horas. El encierro, durante el que los manifestantes llenaron de pintadas la planta baja y la primera planta del edificio universitario, se prolongó hasta las cinco de la madrugada, previa mediación del vicerrector de Extensión Universitaria, Miguel Gómez Oliver, y el gerente de la UGR, Florentino García.

Los jóvenes también causaron numerosos daños en el centro, sobre todo en las máquinas expendedoras, que desvalijaron y que a su vez utilizaron para bloquear las puertas de la facultad, donde se hicieron fuertes durante toda la noche, según explicó el secretario de la Facultad, Manuel Vela Torres.

No obstante, desde la UGR se matizó que el coste de los daños materiales no será excesivamente alto, aunque lamentó los incidentes protagonizados por "un grupo de personas que alteraron el derecho de la comunidad universitaria a ejercer el voto", pues el centro celebraba el pasado jueves las elecciones a Junta de Centro, en las que participan alumnos, profesores y personal de administración.

La Universidad está estudiando "qué medidas se van a adoptar ante esta situación", según manifestaron fuentes de la institución académica, aunque o quisieron adelantar aún si los asaltantes serán sancionados ya que, aunque cubrieron las cámaras de videovigilancia para no ser identificados, muchos son estudiantes conocidos en el centro.

El medio centenar de jóvenes provenía de la manifestación organizada por la plataforma Hartos de Bolonia en la tarde del jueves contra la implantación del Espacio Europeo de Educación Superior, aunque desde este colectivo se insiste en que fue una acción espontánea con la que no está de acuerdo, según aseguró uno de sus miembros, Pablo Pérez. De hecho, uno de los alumnos que se encontraba en el centro durante el encierro comentó que la mayoría de los jóvenes pertenecían a la CNT y muchos eran estudiantes de Políticas.

"Aprovechando los momentos finales del recuento, estos grupos entraron en la facultad", explica Vela Torres. Aunque en los primeros momentos de tensión, algunas de las personas que estaban en el centro intentaron abandonar el edificio y se les impidió, poco a poco todo aquel que quiso ir saliendo pudo hacerlo con normalidad.

Los participantes del encierro subieron en tiempo real imágenes y reivindicaciones en una página web, en la que detallaron sus pretensiones con esta movilización: "El posicionamiento en contra de este plan por parte del rector o vicerrector y la paralización de los planes piloto hasta que haya un debate en la comunidad universitaria.

Fue en torno a la 01:00 de la madrugada, cuando el vicerrector Miguel Gómez Oliver, en representación del rector, pudo reunirse con los jóvenes, que al parecer solicitaron que la UGR convocara el próximo martes un parón académico como apoyo a su postura contra el Plan de Bolonia, una propuesta que fue rechazada por los representantes universitarios. "Las personas encerrada realizaron una presión totalmente equivocada, pues no se puede interrumpir procesos democráticos y menos por la fuerza", según alegaron fuentes de la UGR, aunque el ente universitario admite que "está dispuesto a cualquier opción de diálogo".

Como contraoferta, Gómez Oliver permitió a los estudiantes permanecer durante la noche en el centro siempre y cuando se mantuvieran en el patio central de la planta baja, no bloquearan las puertas y permitieran que los vigilantes de seguridad permanecieran en el centro. De este modo, los cinco coches de la Policía Nacional y la media docena de antidisturbios del Cuerpo Armado que acudieron a la zona, abandonaron el lugar del incidente sin que tuvieran que actuar contra los manifestantes.

Llegados a un acuerdo, los estudiantes decidieron mantenerse encerrados hasta que abandonaron el centro en torno a las cinco de la madrugada. Una situación similar volverá a repetirse el próximo martes ya que Hartos de Bolonia ha convocado otro encierro nocturno en el mismo centro, que cuenta, en este caso, con el permiso de la facultad y el Rectorado. En él se realizarán charlas y actividades para dar a conocer de forma pacífica sus argumentos contra el Plan de Bolonia, según informó Pablo Pérez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios