Un experto aboga por usar agua desalada en los cultivos ante la sequía

  • El ingeniero Miguel Torres no descarta incrementar su uso para el consumo humano

Una de las soluciones que podría combatir los problemas de sequía por la que atraviesan algunos puntos del país es el uso del agua desalada en actividades económicas como la agraria, en la que su rentabilidad dependerá de los cultivos sobre los que se aplique.

Mientras que el cultivo de la alfalfa tendría que soportar un alto coste económico con esta aplicación, algunos productos cultivados en invernaderos serían más adecuados para recibir el agua desalada.

Así lo asegura uno de los mayores expertos en España sobre desalación marina, Miguel Torres, el ingeniero de Caminos que ocupa el cargo de jefe del Área de Calidad de Aguas del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas.

"La desalación puede combatir los problemas de la sequía, ya que se puede obtener toda el agua que queramos", según Torres, para quien el coste de agua desalada está bajando en los últimos años ante la creación de sistemas más eficientes.

Asimismo, este decidido entusiasta de los aportes de la ingeniería y la tecnología española al debate mundial de la desalación, no descarta incrementar el uso del agua desalada para consumo humano.

"Se puede hacer agua a la carta, primero se obtiene agua destilada y, posteriormente, se le aporta un tratamiento para que se convierta en agradable al paladar", añadió.

Acerca de otras alternativas para combatir la escasez hídrica en ciudades como Barcelona, donde diez barcos llevarán agua desde Carboneras (Almería), Marsella (Francia) y Tarragona, considera que se trata de una "solución de carácter extraordinario", hasta que las desaladoras estén operativas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios