Las familias con pocos recursos tendrán subvenciones para arreglar sus hogares

  • Vivienda destina 11 millones a mejorar cerca de 1.500 edificios de 128 municipios · Los beneficiarios deberán destinar los fondos a casas con más de 10 años de antigüedad

Los vecinos de 128 municipios de la provincia tienen una nueva vía de ayuda para mejorar las condiciones de sus viviendas. Porque la Junta beneficiará con un total de once millones de euros a los propietarios de inmuebles con más de una década de antigüedad para que remocen sus viviendas.

El delegado del Gobierno, Jesús Huertas, y la delegada de Vivienda y Ordenación del Territorio, Nieves Masegosa, presentaron ayer este plan a los alcaldes que han solicitado acogerse al mismo. Durante el encuentro, abordaron el papel de los ayuntamientos como entidades colaboradoras del programa, los criterios de actuación y selección y la baremación de las solicitudes para rehabilitar las viviendas que les corresponde gestionar.

Según destacó Huertas, la cifra de municipios que se beneficiarán supone "un incremento del 17% respecto al pasado año" al que la Administración Autonómica "ha respondido con un aumento de la inversión presupuestada".

El programa tiene como objetivo subvencionar entre el 50 y el 70% las obras de conservación y mejora de las viviendas habituales de familias con unos recursos inferiores a 18.000 euros anuales y con una antigüedad de la vivienda superior a los diez años. El delegado de Gobierno subrayó que, este año, la Rehabilitación Autonómica "servirá para mejorar las condiciones de vida de más de 2.000 familias que contarán con ayuda económica para arreglar sus casas".

El programa servirá además para crear 550 puestos de trabajo directos y otros tantos indirectos. Así "se materializa el compromiso de la Junta de seguir invirtiendo a pesar de los momentos de crisis y crear a la vez puestos de trabajo", apuntó Huertas. La delegada de Vivienda, por su parte, destacó la importancia de este programa de ayudas porque "si bien los importes no destacan tanto como otras ayudas, se mejora de manera directa la calidad de vida de los beneficiarios en su día a día". Además, la Junta apuesta con este programa por la conservación de las viviendas antiguas como una línea de actuación prioritaria paralela a la construcción de nuevas viviendas.

Según explicó, las obras de ejecución deben tener un presupuesto máximo de 10.000 euros o de 14.000 cuando sea necesario corregir condiciones de seguridad de la estructura. El importe será subvencionado en un 50%, además de la redacción y dirección de las obras. Los propietarios aportarán la otra mitad del coste que, además, se podrá aportar con la mano de obra en los casos en los que sea posible.

Las obras de conservación y mejora podrán ser de estabilidad y seguridad estructural y constructiva, estanqueidad frente a la lluvia, iluminación y ventilación de espacios, instalaciones de suministros de agua, gas electricidad y saneamiento, supresión de barreras arquitectónicas o supresión de humedades, entre otras.

La delegada de Vivienda, Nieves Masegosa, subrayó el "esfuerzo de Vivienda para mejorar la calidad de vida de los inquilinos de casas antiguas", un programa de subvenciones que, además, regenera y refuerza el empleo en el sector de la construcción ya que "las obras casi siempre las realizan los vecinos del mismo municipio, creando puestos de trabajo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios