Granada

Seis granadinos lograron visibilizar su enorme talento

  • En las nueve ediciones celebradas de los galardones, distintas inteligencias creativas tuvieron su momento de reconocimiento

Seis granadinos lograron visibilizar su enorme talento Seis granadinos lograron visibilizar su enorme talento

Seis granadinos lograron visibilizar su enorme talento

En el décimo aniversario de los Premios Andaluces del Futuro, que se celebran el próximo jueves 10 de mayo en Granada, conviene echar un vistazo atrás en el tiempo y disfrutar de un palmarés excelso en el que destacan seis granadinos galardonados en distintas ediciones.

El dermatólogo Salvador Arias ganó la cuarta edición de los premios en la categoría de Ciencias. Poco tiempo después marcó un antes y un después en la medicina española. Su equipo, el de la Unidad de Producción Celular e Ingeniería Tisular del Complejo Hospitalario Universitario de Granada, contribuyó en julio de 2016 con una pieza clave en un trasplante de piel artificial pionero en el país: 41 láminas de epidermis hechas en un laboratorio totalmente estéril. 6.000 centímetros cuadrados de tejido realizado a partir de las células del propio paciente. "El gran reto era generar la superficie necesaria para tratar las quemaduras", afirmó en su día Salvador Arias.

También en la cuarta edición de los Premios Andaluces del Futuro triunfó Francisco Palao con su proyecto empresarial Iactive. La firma, fundada en 2006 por cinco investigadores del departamento de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidad de Granada como una firma especializada en sistemas de inteligencia artificial, cesó su actividad tras ocho años de existencia. Por su parte, el licenciado en Pedagogía Juan Manuel García ganó el Premio Andaluces del Futuro en la quinta edición de los galardones en la categoría de Acción Social. "Para mí fue un impulso. Me presenté porque tenía el Máster de Cooperación y estuve trabajando en Perú y en Guatemala", recuerda García, que actualmente está haciendo su tesis doctoral sobre los Jóvenes NINI (Ni estudia ni trabaja) en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Granada. "Trato de plasmar qué aspectos influyen para que estos jóvenes no lleguen al mercado laboral y que estén en situación vulnerable", señala García. Además de trabajar en su tesis, este pedagogo utiliza la beca FPU que le ha concedido la UGR para dar la parte práctica de dos asignaturas: Inclusión y Exclusión de la Juventud en la carrera de Pedagogía; y La Escuela y la Educación Infantil en la titulación de Educación Infantil.

Para Mariela Fernández, el Premio Andaluza del Futuro supuso "un punto de inflexión" en su trayectoria profesional como arquitecta y urbanista humanista experta en accesibilidad universal y en el diseño de ciudades para todas las personas, así como "un orgullo a nivel personal, ya que recibir tal galardón que reconoce la excelencia, el compromiso social y la capacitación profesional de la juventud de Andalucía es una de las mayores recompensas que puedes obtener en tu vida". Se tuvo en cuenta que Mariela fue una de las mujeres pioneras en accesibilidad a nivel nacional e internacional, ya que fue fundadora de La Ciudad Accesible en 2011, un proyecto pionero basado en el diseño urbano centrado en la persona independientemente de sus capacidades. A nivel profesional, el premio fue otorgado en marzo de 2015 y, en agosto de ese mismo año, fue nombrada, con 35 años de edad, delegada territorial de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía en Granada. El pasado mes de diciembre de 2017, pasó a ser la directora de la Agencia Pública de Puertos de Andalucía.

Y finalmente, el violonchelista granadino Alberto Martos ganó en la pasada edición el Premio de Cultura. Tras el éxito de sus grabaciones para el sello Sony Classical, Alberto Martos emergió con fuerza en el panorama musical actual. Formado en España y Alemania, su rica actividad concertística le ha llevado a actuar en salas como el Auditorio Nacional, Palau de la Música Catalana, Carnegie Hall, Sala Pleyel, Teatro Colón o Philarmonie de Berlín. Elegido personalmente por Daniel Barenboim para ocupar el primer atril de la West Eastern Divan Orchestra, fue definido por el maestro como "una de las mayores promesas del violonchelo". Martos rememora aquel momento: "Lograr este premio fue para mí una gran alegría, porque en Cultura competían todo tipo de disciplinas. Y también me hizo especial ilusión ser el único representante de Granada ese año y además en Cultura. Fue un honor muy grande y una gran responsabilidad. El galardón me benefició muchísimo, porque es un premio muy respetado tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Te abre puertas que tú luego tienes que aprovechar con tu trabajo y con tu esfuerzo".

Puede consultar todo sobre los Premios Andaluces del Futuro en la página web oficial www.andalucesdelfuturo.es.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios