"Si hay un incendio grave en Granada no contamos con personal para apagarlo"

  • Los técnicos critican la falta de efectivos por la reducción de personal en los retenes · La plantilla ha sufrido un descenso del 8,7 % y dos camiones autobombas de extinción han sido suprimidos este año

Comentarios 5

Faltan efectivos para afrontar un gran incendio. Esta es la advertencia de los técnicos del Plan de Prevención y Extinción de Incendios de Andalucía (Infoca) como consecuencia de la reducción de plantilla sufrida este verano, ya que en torno a 50 trabajadores eventuales que eran contratados para la campaña especial desde hace varios años no han sido renovados.

"Como se produzca un gran incendio -la catástrofe de Málaga no ha hecho sino incrementar la preocupación-, no seremos capaces de controlar la situación", se lamenta José Conejero, conductor de un camión autobombas del Infoca en Padul. Así, la plantilla disponía en 2011 de 529 efectivos, mientras que este año han caído hasta los 483. Una bajada del 8,7% que supone la reducción de personal en muchos de los puestos. De esta forma, algunos retenes han perdido dos, tres e incluso cuatro trabajadores. En definitiva, un total de 25 localizaciones pierden algún efectivo, entre los que se encuentran los enclaves de Cogollos, Otívar o Zújar. Sin embargo, otros puestos ni siquiera se han mantenido a flote. Los retenes de Huéneja, Quéntar y Laroles han sido directamente cerrados. Se ha puesto fin a su actividad porque cinco antiguos trabajadores no han sido renovados este año.

El problema es que no solo escasean los recursos humanos. Dos camiones de extinción se han suprimido también esta campaña: el del Parque Natural de la Sierra de Almijara y el del retén del Generalife. Conejero destaca la importancia de la pérdida del segundo, que desplegaba su acción en los alrededores del Llano de la Perdiz, punto clave para la actividad del Infoca.

Por otra parte, han desaparecido seis de los ocho grupos de apoyo disponibles en 2011. Actualmente solo dos personas se encargan de los grupos establecidos en Arivalle, zona de Guadix. El resto han sido reubicados en camiones de extinción.

Otra de las consecuencias de la reducción de personal, es el traslado de los técnicos de unos enclaves a otros. El técnico de Padul cuenta que algunos trabajadores tienen que desplazarse casi 400 kilómetros, ida y vuelta, para ejercer sus funciones en retenes que se han quedado sin la totalidad de sus efectivos. Así, desde las inmediaciones de Baza, situado en el Noreste de la provincia, los trabajadores han de llegar hasta Murtas (Alpujarra), ubicada en el Sur. Además, para no tener que y ir volver en repetidas ocasiones, los técnicos realizan turnos de unas 12 horas, con el consiguiente cansancio que implica. "A la Junta le sale más barato mantener a los trabajadores, que tener que desplazar efectivos desde tan lejos".

Otro factor añadido es el hecho de que en retenes donde se actuaba las 24 horas, ahora se han limitado los turnos y solo se trabaja durante el día. Este es el caso del puesto de Válor, que ha perdido tres trabajadores este verano. "Faltan apoyos, y la Junta no tiene intención de completarlos", añade José Conejero.

Los empleados del Infoca se quejan también de que el Gobierno autonómico haya introducido nuevos técnicos dependientes de la Junta que, si bien tienen la titulación oficial para la prevención de incendios, no conocen el medio. "Echan a los que sí saben controlar el fuego para meter a otros que no saben realmente cómo actuar por falta de práctica". Los trabajadores critican igualmente que la Junta anuncia a bombo y platillo que la campaña del Infoca comienza el 1 de junio, cuando la incorporación real de los efectivos no llega a producirse hasta mediados del mes. Respecto a la jornada laboral, los técnicos echan una media de 37 horas y 45 minutos, aunque a algunos se les ha incrementado fruto de la reducción de personal. Está previsto que la campaña continúe abierta hasta el 15 de octubre, salvo que haya de prorrogarse por cuestiones naturales.

Ya sea por las condiciones atmosféricas o por la falta de medios, pero el caso es que en estos momentos se han registrado en torno a un tercio más de incendios que en el mismo periodo de 2011. Si por estas fechas se habían contabilizado unos 50 conatos, este año la cifra asciende ya en torno a los 150.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios