El joven ahogado en el pantano de Colomera cayó al agua por accidente

  • Las diligencias de la Guardia Civil indican que Juan Ramón no fue arrojado al embalse por una segunda persona · Se encontraba con vida antes de precipitarse

La investigación de la Guardia Civil para esclarecer las circunstancias de la muerte del joven granadino de 19 años Juan Ramón L., que falleció ahogado en el pantano de Colomera, donde se encontró su cuerpo, ha concluido que su fallecimiento se dio como consecuencia de un accidente.

Tal y como han informado a Europa Press fuentes del Instituto Armado, las diligencias practicadas han esclarecido que el varón no fue arrojado por una segunda persona a las aguas del pantano, si bien hay que recordar que la autopsia practicada al cadáver reveló que había fallecido ahogado y que se encontraba con vida antes de caer al agua.

El cadáver, que fue localizado el sábado de la pasada semana por los buzos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (Geas) de la Guardia Civil, no presentaba signos de violencia auque sus pulmones estaban llenos de agua, según desveló la autopsia.

El joven desapareció en la madrugada del viernes al sábado 21 de mayo, cuando se bajó del coche en que el circulaba con sus amigos tras tomar unas copas, al parecer tras una discusión, entre los municipios de Colomera y Benalúa de las Villas. El joven manifestó su intención de regresar a pie a su casa pero no lo hizo.

Los familiares denunciaron la desaparición del muchaco el sábado por la noche ante la Guardia Civil, y desde el lunes siguiente se activó un amplio dispositivo de agentes y voluntarios para rastrear por agua, tierra y aire -dos helicópteros llegaron a participar en las labores de búsqueda- las zonas donde podría encontrarse el muchacho.

En este operativo participaron efectivos de bomberos, agentes de la Sección de Rescate e Intervención en Montaña (Sereim) y del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil que rastrearon los parajes y barrancos de la zona, así como todo el trayecto que supuestamente realizó el joven desde que se bajara del vehículo de sus amigos hasta llegar a casa, barajando la hipótesis de que hubiera sufrido un accidente la noche en la que desapareció.

Sin embargo, tras ocho días de búsqueda en el lugar y en el pantano cercano, finalmente el cuerpo sin vida de Juan Ramón L. fue hallado a las 18.30 horas del pasado sábado por parte de los buzos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil durante una inmersión en las aguas del embalse de Colomera.

19

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios