Los jóvenes se quedan en casa

  • La cifra de personas entre 18 y 35 años que decide emanciparse baja un 6% en los últimos cinco años

  • La compra de vivienda se reduce pero aumenta hasta un 87% la opción del alquiler

El número de jóvenes censados en Granada ha bajado de los 208.539 de 2012 a los 190.456 de 2016. El número de jóvenes censados en Granada ha bajado de los 208.539 de 2012 a los 190.456 de 2016.

El número de jóvenes censados en Granada ha bajado de los 208.539 de 2012 a los 190.456 de 2016. / g. h.

Son solo estadísticas, frías si se quiere, pero que muestran una realidad a la que se está enfrentando la sociedad granadina en los últimos años. Se trata de los jóvenes, ese colectivo que ha sufrido la crisis con algo más de intensidad si cabe que el resto y que se ha traducido en altos índices de desempleo, reducción de los salarios, dificultades en muchos casos para acceder a la formación y la imposibilidad de acceder a una vivienda, entre otros condicionantes. La cruda realidad es que los jóvenes no pueden irse de casa, o lo hacen cada vez menos, porque no tienen la posibilidad de independizarse, con lo que no les queda más remedio que permanecer en el domicilio familiar.

De hecho, los números son claros. El número de jóvenes emancipados -tomando como base las personas de entre 18 y 35 años que no conviven con personas mayores de esa edad (35)- ha descendido en Granada de manera considerable. Concretamente lo ha hecho en un 6,4% en los últimos cinco años. Las cifras las ha aportado el propio Gobierno y reflejan que desde el año 2012 ha ido bajando la cantidad de personas de esas edades que cuentan con su propio hogar. Si en 2012 eran 85767 los jóvenes emancipados en la provincia, los últimos estudios muestran que se esa cantidad ha descendido hasta los 80.197 en 2016.

La compra de una casa es la opción para el 43% de los jóvenes que sale del hogar familiar

¿Y en qué situación viven los jóvenes que se han independizado? Pues siguiendo el ejemplo de sus mayores y los hábitos sociales, el 43,2% de ellos habitan en una vivienda de su propiedad. O lo que es lo mismo, 34.665 jóvenes cuentan con una casa que han podido comprar. No obstante, hace cinco años era el 65,4% (56.132 jóvenes) los que disponían de un piso en propiedad, con lo cual se aprecia un acusado descenso del 38,2% entre las personas de entre 18 y 35 años que optan por esta modalidad.

En cuanto al resto, los números indican que el 44,4% ha optado por el alquiler, lo que equivale a 35.631 personas, mientras que un 12,3% (9.901 jóvenes) ha podido independizarse porque habita en una vivienda cedida, mayoritariamente por algún familiar. En estos apartados, la situación de los jóvenes también ha variado en los últimos años. Por ejemplo, se ha disparado un 87% los que optan por el alquiler -en 2012 era del 22,1%- y ha bajado levemente el porcentaje de jóvenes que se emancipa mediante el uso de una vivienda cedida. Así, hace un lustro eran 10.657 (12,4% del total) los que accedían a una casa mediante este sistema, mientras que en la actualidad suponen un 12,3% (9.901 personas). Esto quiere decir que aunque son menos los jóvenes que se han independizado, son muchos más (casi el doble) los que lo hacen mediante el alquiler de un hogar. Este dato evidencia las dificultades de este colectivo para el acceso de una casa, ya sea en el mercado libre o de protección oficial.

No obstante, las últimas estadísticas en materia de vivienda en la provincia de Granada indican una recuperación del sector. Hasta el punto de que el Ministerio de Fomento ha puesto de manifiesto que, después de muchos años de crisis, la vivienda nueva experimenta mayor crecimiento que la de segunda mano, a pesar de que esta última sigue acaparando la mayoría de las ventas. Así, en el tercer trimestre del año se vendieron en Granada un 17% más de viviendas nuevas que el mismo periodo de hace un año, al pasar de 521 a 376. Este número es todavía residual teniendo en cuenta la cantidad de inmuebles de reciente construcción que se vendían en el periodo de bonanza económica. En los tres primeros trimestres de 2017 se vendieron 7.582 viviendas nuevas en Granada. De hecho, es la segunda mano la que sigue soportando al sector y experimentó una subida en el tercer trimestre del año del 28,8%. Entre julio y septiembre se contabilizaron 7.127 operaciones de compraventa, frente a las 5.533 del mimo periodo del año 2016, según Fomento. Es curioso que se realicen en 2017 más operaciones de compraventa de vivienda de segunda mano que en 2007, con 6.502 operaciones ya que la población se decantaba por la vivienda nueva con el boom.

Pero más allá de la combinación entre emancipación y vivienda, las estadísticas globales respecto al número total de personas entre 18 y 35 años que viven en la provincia también dejan claro que los jóvenes se quedan cada vez más en su entorno familiar. Tomando como base el censo de hace cinco años, en la provincia estaban empadronados entonces casi 208.539 jóvenes. De ellos, el 44,3% lo hacia en el domicilio de sus progenitores (92.454). Un lustro después, el número total de este colectivo que sigue habitando con sus padres se ha elevado hasta el 45,1%. En números totales son menos que en 2012 (85.097), pero desde entonces el número de jóvenes granadinos ha descendido de forma importante, pasando a poco más de 190.400.

Todos esos números vienen a ratificar que sólo la mejora de la situación económica, la estabilidad en el empleo y una mayor oferta de puestos trabajo pueden revertir esta situación. Mientras, los jóvenes seguirán en casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios