Tribunales

El juez deja en libertad a los supuestos integrantes de una banda que cometió 20 robos en la provincia

  • Los detenidos fueron puestos en libertad al no existir parte acusadora, aunque uno de ellos ingresó en prisión por una causa pendiente anterior.

Comentarios 4

El titular del Juzgado de Instrucción 3 de Granada ha dejado en libertad a los siete detenidos por su supuesta integración en un grupo organizado que cometió al menos 20 robos en bares, tiendas y salones de juego de la capital y la provincia, al no haber interesado la Fiscalía su ingreso en prisión.

Así lo señalaron a Europa Press fuentes judiciales, que precisaron que uno de ellos sí ha sido enviado a la cárcel pero por una causa pendiente anterior, aunque no el resto de los detenidos, con edades comprendidas entre los 20 y 36 años, al no existir parte acusadora. 

La operación policial, coordinada por Guardia Civil, Policía Nacional y Local, que llevó al arresto de estas personas, comenzó en la madrugada del pasado día 3, cuando, tras una persecución del vehículo de los inculpados, se logró interceptarlos, después de que supuestamente fueran sorprendidos, cuatro de ellos, intentado el robo de un establecimiento en la capital.

En el marco de la investigación se practicaron dos registros domiciliarios, uno en el barrio de Almanjáyar de la capital y otro en la localidad de Maracena, donde se incautó gran cantidad de material procedente de al menos una veintena de robos a tiendas, bares y salones de juego perpetrados en los últimos meses.

Entre los artículos encontrados figuraban diversos televisores de pantalla plana, ordenadores, gran cantidad de material electrónico y un alto número de prendas de vestir de prestigiosas marcas, en su mayoría de tipo 'surfera', procedentes de robos perpetrados en noches pasadas en conocidos establecimientos del centro de la capital.

Posteriormente, los agentes sorprendieron a otras tres personas sacando artículos del interior de un domicilio del barrio de Almanjáyar que se disponían a registrar y cargándolos en un vehículo. 

Estas tres personas--dos mujeres y un hombre-- resultaron ser la esposa y los cuñados de uno de los detenidos la madrugada anterior.

Cabe destacar que durante los registros domiciliarios, que se prolongaron durante varias horas, resultaron heridos por el impacto de perdigones o balines, dos agentes encargados del aseguramiento de la zona, donde se congregaron un gran número de personas.

Uno de ellos sufrió un impacto en el rostro y el otro fue herido de forma superficial en la pierna, mientras que también resultaron dañados tres vehículos policiales, dos de ellos con las lunas fracturadas y uno más con diversos impactos de perdigón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios