La mejor impresión para echar una mano

  • El profesor Federico Coca ultima una prótesis para un niño de 7 años

Comentarios 0

Una iniciativa mundial y altruista, una impresora en tres dimensiones y la pasión del profesor 'friki' de un instituto de Granada Federico Coca, se han convertido en una prótesis de antebrazo de bajo coste con los colores de Spiderman que dará a un niño de 7 años 'superpoderes' para afrontar nuevos retos. Iki tiene 7 años, vive en Alicante y tiene un deje argentino inconfundible con el que explica que su futuro brazo robótico, como llama a la prótesis que recibirá pronto, "mola mucho". Mola tanto que luce sus colores favoritos, amarillo y verde para el antebrazo, y una combinación de rojo y azul muy a lo Spiderman para la mano, detalles que lo tienen entusiasmado, según el padre del pequeño, Alan Niklewics.

La prótesis de antebrazo permitirá que este niño "totalmente adaptado y que se maneja muy bien", según explica su padre, experimente nuevas sensaciones y todo gracias a la imaginación de un profesor 'friki' empeñado en usar los avances tecnológicos para fabricar sonrisas. De momento, Federico Coca ha diseñado el antebrazo, que Iki controlará con el muñón de su codo para abrir y cerrar los cinco deditos logrados gracias a una impresora en tres dimensiones.

Coca, profesor de un instituto de Granada, convirtió su pasión por robots y drones en parte de su profesión y dedica su tiempo libre y el que le roba al calendario a difundir la tecnología de la impresora 3D. Estas impresoras en desarrollo exponencial permiten imprimir casi cualquier cosa para hacer desde un regalo personalizado a una pieza de repuesto de algo que se ha roto, aunque Coca emplea su pericia con estos cacharros para ofrecer la posibilidad de superar retos.

La oportunidad la está imprimiendo gracias al proyecto 'E-nable the future', una iniciativa mundial con fines solidarios que nació con unos 300 voluntarios dispuestos a contribuir a la creación, con impresiones 3D, de prótesis de manos, y que supera ya los 3.900 miembros que trabajan para ofrecer prótesis de coste reducido. Dentro de esta red solidaria, Coca forma parte de los 86 'e-nable matcher' del mundo, miembros de la comunidad que cuentan con emparejamientos para hacer una prótesis para una persona concreta.

A Coca le tocó en suerte la historia de Iki y con sus suministros de plástico de colores, diseños de ordenador, hilo de pescar y paciencia, ha terminado la prótesis de antebrazo, para la que ultima cada detalle, y que se convertirá en el nuevo 'brazo robótico' del chaval.

más noticias de GRANADA Ir a la sección Granada »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios