El movimiento 15-M decide poner fin a la acampada pero seguirá con las protestas

  • Los jóvenes que llevan 22 días movilizados a las puertas del Ayuntamiento acordaron anoche desalojar la Plaza del Carmen tras una tensa asamblea: 245 votaron a favor frente a 41 en contra y 35 abstenciones

Comentarios 1

La acampada de la Plaza del Carmen vive sus horas más bajas: las últimas. El movimiento que comenzó haciéndose eco de la indignación de la sociedad española ante la gestión de la clase política, la manifestación que atravesó Granada pidiendo una 'Democracia Real Ya' el pasado 15 de mayo y que aterrizó en una acampada el pasado martes 17, pasó en estas semanas de pedir la abolición de la famosa Ley D'Hondt a celebrar talleres de capoeira a las puertas del Ayuntamiento. Poco a poco, conforme el paso del tiempo minaba las fuerzas de los acampados y la insurgencia juvenil se convirtió en algunos sectores en la reivindicación de un movimiento hippy trasnochado, surgieron las voces disidentes dentro del núcleo 'duro' y entre el sector de la ciudadanía que apoyaba sus quejas. Ante esta situación, los indignados convocaron ayer una asamblea, a las 21:30 horas, para decidir si abandonaban el campamento. Y la mayoría de las manos jalearon el sí.

En la asamblea se vivieron anoche momentos de tensión entre las personas que estaban acampadas y las que no. Los primeros echaban en cara a los que no habían estado esta semana viviendo en Plaza del Carmen que no podían opinar sobre esa realidad. "Encima los que no han estado aquí, que no vengan ahora a decir lo que hay que hacer para limpiar", comentaba uno de los acampados. El joven respondía así a las palabras de una de las indignadas que estaban a favor del desalojo. "Nos vamos a ir de aquí pero vamos a limpiar la Plaza del Carmen y dejarla mejor que estaba para callarle la boca a todos los que decían que éramos unos guarros".

Otra de las participantes favorable al fin de la acampada animaba a los manifestantes a abandonar la puerta del Ayuntamiento para que Granada "pueda disfrutar" sus fiestas": Pero el movimiento no termina aquí. Seguiremos haciendo nuestro camino y mantendremos aquí un punto de información". Finalmente, el desalojo se apoyó por 245 votos a favor, frente a 41 en contra y 35 abstenciones.

Aunque hacía ya bastante más de una semana que entre los foros de la acampada podían leerse peticiones de levantar el campamento antes de que la imagen del 15-M quedase empañada por un asentamiento al que mucha voces le achacaba un carácter "perrifláutico", esta semana se habían precipitado los acontecimientos.

El domingo por la noche la formación de medio ambiente lograba un éxito rotundo al conseguir boicotear los premios de Medio Ambiente de la Junta en la Alhambra, que decidió, para evitar cualquier incidente que desencadenara en titulares e imágenes de violencia policial, suspender el catering con el que se iba a clausurar el acto y donarlo al comedor social de San Juan de Dios. Pero el lunes por la mañana el alcalde hacía el primer aviso firme a navegantes y acusaba al Gobierno de hacer dejadez de sus funciones al no desalojar a los acampados, que se habían convertido en un foco de insalubridad. "Habrá garrapatas, habrá pulgas y muchas cosas más", sentenciaba José Torres Hurtado.

A todo esto se ha sumado la decisión que tomó ayer Sol, buque insignia de este movimiento ciudadano, de levantar el campamento este domingo como ya habían hecho los indignados de otras ciudades de España. Y también las tensiones que se han vivido entre el medio centenar de personas que han permanecido todos estos días atrincherados a la Plaza del Carmen, que han llegado a tener enfrentamientos entre ellas y con algún periodista, lo que llevó el martes a convocar una asamblea extraordinaria. Allí se habló de levantar el asentamiento hoy, pero se decidió realizar otra asamblea más la noche del miércoles para fijar una hoja de ruta que sirva de guía una vez que desalojen el Carmen.

17

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios