El 30% de los propietarios se niega a firmar las expropiaciones del AVE

  • La mayoría recibe cinco euros por metro cuadrado, una cantidad que juzgan muy escasa pero que muchos aceptan para evitar meterse en un pleito con el Estado

Pese a que siete de cada diez propietarios de terrenos que serán expropiados por las obras del AVE sellaron ayer el acuerdo con el Ministerio de Fomento, la mayoría está descontenta con lo que se les ofrece. Durante los dos últimos días, en la sala Fernando de los Ríos de Pinos Puente, se firmaron las actas de expropiación para aquellos que no lo hicieron en abril y, también, para entregar los cheques a los propietarios que sí sellaron su acuerdo hace ocho meses. Entre los latifundistas que poseen tierras en el tramo entre Valderrubio y Pinos Puente, de unos seis kilómetros, el 30 por ciento se ha negado a firmar. De no resolver sus casos antes de enero, los propietarios deberán remitir un certificado pericial con lo que estiman que deben recibir por la expropiación de sus terrenos, para que sea un tribunal el que resuelva el asunto.

Es el caso de Ana, que al igual que su cuñada, se ha negado a firmar el convenio para recibir la compensación económica por ver ocupada una parte de sus 2.700 metros de tierras: "Se nos queda un trozo muy pequeño por arriba, además de desigual". Como ella, la mayoría de propietarios de terrenos, según entiende Fomento, no quedan divididos o no perjudicados, reciben unos cinco euros por metro cuadrado. "Pese a que no estamos de acuerdo, las tierras ya están ocupadas", denuncia.

En la misma situación se encuentran Josefa Moreno y su esposo. Ambos poseen un "pequeño terreno", del que parte será expropiado. "No estamos de acuerdo, pero no nos queda otro remedio, casi que te las expropian por ley". Para Moreno, "no merece la pena ir a un juicio por el dinero que podríamos recibir, nos da igual para el escaso terreno que poseemos". Sin embargo, esta ciudadana reconoce que "a una compañera le han expropiado parte de los terrenos de cuatro hazas y se lo han estado replanteando mucho".

Dolores Muñoz es otra de las afectadas. Su tierra está en Casanueva, anejo pinero. Ella acudió con sus dos hijos porque "nosotros no entendemos de papeles y de todos estos asuntos". Precisamente, uno de sus hijos reconoce que en la firma previa de las actas, que se celebró en abril, "te hablan casi de un modo intimidatorio, porque te advierten de que, si no las firmas, lo que determine el juez después sólo será una pequeña cantidad más de lo que estamos pidiendo ahora". Esta familia apunta que va a ceder un 40 por ciento del dinero que solicitaba en un principio. "No queremos vernos metidos en juicios e historias, puede que nos cueste más el collar que el perro. Confiamos en la justicia, pero nunca se sabe lo que puede dar de sí, si nos darán la razón o no", añade.

De lo que se quejan los usuarios es de la urgencia con la que todo se ha realizado. "Días después de firmar el acta previa ya estaban las máquinas trabajando, no te dejan tiempo para que lo pienses, y aunque no firmes las máquinas ocupan los terrenos igualmente", señalan.

Fue ayer cuando la mayoría de usuarios que se han negado a firmar el acuerdo acudieron al acto. Siete personas han trabajado a destajo durante dos días para realizar la gestión de 305 expedientes de expropiación que ocupan unos 8 kilómetros cuadrados en la vega, entre Valderrubio y Pinos Puente. Lo que reciben los expropiados depende de si los peritos entienden que la finca queda muy perjudicada o dividida. Los que se han negado a firmar recibirán en enero una hoja de aprecio, en la que deben indicar cuánto entienden que deben cobrar por la expropiación para que sea un juez el que determine finalmente la cantidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios