La prostitución y el botellón lideran las multas de la ordenanza cívica

  • Con las sanciones por la práctica de sexo en la calle y por beber en espacios prohibidos el Ayuntamiento ingresa 384.000 euros

Comentarios 1

A pesar de la demanda que la asociación andaluza de juristas Grupo 17 de marzo ha formalizado ante el TSJA contra la Ordenanza de al Convivencia, el texto creado hace menos de un año sigue vigente y a pleno rendimiento en las calles de la ciudad. Tanto, que tan sólo en los seis primeros meses en funcionamiento, ha acumulado 863 sanciones, la mayoría del capítulo de la prostitución en la vía pública -324- y de botellón -200-.

Teniendo en cuenta tan sólo estos dos datos y sin olvidar que la ordenanza nació para velar por el cumplimiento de los derechos y deberes de los ciudadanos en la calle, no cabe duda de que la normativa también se ha convertido en una herramienta perfecta para recaudar fondos. Sólo con las sanciones interpuestas por estos dos conceptos el Ayuntamiento ha ingresado 384.000 euros en seis meses. La cantidad recaudada se eleva de manera importante a 473.600 si se tienen en cuenta el resto de denuncias contempladas en la estadística municipal.

Según datos aportados por el Área de Participación y Protección Ciudadana, las sanciones interpuestas por todo lo que afecta a la prostitución en la vía pública se elevan a 324, de las que 222 responden al ofrecimiento sexual; 40 a la demanda de servicios; 26 por practicar sexo en la calle y 16 por la unión de ofrecimiento y demanda. Las multas económica por estos conceptos llegan a los mil euros, por lo que sólo en este capítulo ha reportado 384.000 euros a las arcas municipales en seis meses.

No se quedan atrás los ingresos que han supuesto las sanciones referentes al botellón. La Policía Local abrió 200 expedientes sancionadores a personas que procedieron a la ingesta de alcohol en un espacio no habilitado para ello -en Granada sólo se puede beber en el botellódromo de Méndez Núñez-. Cada infracción supone el pago de 300 euros por lo que el total de multas recaudadas se eleva a 60.000 euros.

Según fuentes consultadas por este periódico, este tipo de sanciones pueden aumentar de manera considerable durante estos meses. Precisamente, durante las fiestas del Corpus, los botellones improvisados cerca del ferial de Almanjáyar son habituales al igual que algunos rincones y plazas de la zona del Albaicín Bajo que también están siendo controlados por los agentes de la Policía Local. Desde el Área se valoran la mejora que se está experimentando en algunos de las áreas que se incluyen en la ordenanza pero creen que la concienciación en temas como el de beber en la calle debe ir en aumento. "No sólo por el hecho de beber, sino por las condiciones en las que se quedan los espacios utilizados y las molestias que crean a los residentes de las zonas afectadas", comentan las mismas fuentes.

más noticias de GRANADA Ir a la sección Granada »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios