"No quiero ir a la guerra"

  • La Universidad de Granada amplía su red solidaria a universitarios de países en conflicto

  • Este curso, dos estudiantes de posgrado están en este programa

  • El próximo año serán tres

No quieren dar sus nombres, y apenas esbozan su historia. V.N. enrojece hasta la raíz del cabello cuando se le pregunta algo tan sencillo como por qué. Por qué está en Granada. Es licenciado en Arquitectura y, durante sus años de estudiante, en Ucrania, tuvo el primer y levísimo conocimiento de Granada. Antes de llegar únicamente conocía la Alhambra, el Generalife y que había un equipo de fútbol. Ahora, un año y casi cuatro meses después, afirma que "quiero quedarme". Llegó a España tras huir de su país.

"Ucrania está en guerra y queremos vivir", relata con un más que solvente conocimiento de español. Muy despacio y con la tez enrojecida -síntoma de una enorme timidez- y lágrimas que apenas asoman concluye que "yo no quiero ir a la guerra y matar a otra persona". Un motivo de peso para hacer la maleta con lo imprescindible y salir. Únicamente le acompañó su pareja. Su primera escala fue Málaga, donde V.N. solicitó protección. Desde allí se les reubicó, a él y a su pareja, en Granada, donde el próximo curso V.N. retomará sus estudios en un máster habilitante que, confía, le abrirá las puertas al ejercicio profesional. Volverá a ser arquitecto.

Contarán con una beca que cubre las tasas y les permite centrarse en sus estudios

V.N. es una de las tres personas que el próximo curso podrán estudiar en la Universidad de Granada gracias al Plan Propio de Cooperación al Desarrollo. Este curso, son dos los estudiantes de posgrado demandantes de asilo o con estatus de refugiado que se benefician de estas ayudas. El próximo 2018/2019 serán tres.

O.I. también es ucraniana. La delatan su tez clarísima y sus ojos, inmensamente azules. Ella es ginecóloga. Cuando le llegó el aviso de reclutamiento -al ser personal sanitario y reservista estaba obligada a incorporarse a filas- huyó con su pareja. Pasó tres meses en valencia antes de llegar a Granada. En septiembre se incorporará a las clases para realizar un posgrado que le permita ejercer su profesión en España. Hecha de menos los -25 grados centígrados que, asegura, ahora congelan su ciudad. Y a su familia y amigos, con los que, relata, no habla de la situación de su país. "Mi hermana no me dice nunca nada... ella no puede venir porque tiene familia".

Patricia Bueso, abogada del Programa de Acogida de Solicitantes y Beneficiarios de Protección Internacional de Cruz Roja en la Asamblea Provincial de Granada, les acompaña. "Trabajamos en un programa estatal financiado por el Ministerio de Empleo". El Ministerio destina unos fondos para facilitar que estas personas demandantes de asilo -y que llegan por sus propios medios- puedan comenzar de nuevo en España. En el caso de Cruz Roja en Granada, cuenta con 82 plazas de acogida, "que suelen estar llenas", explica la abogada. En el caso de V.N. y de O.I., su titulación universitaria hacía necesario que pudieran convalidar sus estudios para que pudieran ejercer en España y valerse por sus medios. La UGR les ayudará con una beca que les permitirá hacer frente al pago de tasas y una asignación mensual que les permite centrarse en sus estudios.

Patricia Bueso incide en que llegan "muchas personas con titulación", talento universitario que se pierde en situaciones tan complicadas como los que ahora se viven en Ucrania, Palestina, Venezuela o Pakistán. En este sentido, la abogada destacó la sensibilidad de la Universidad de Granada al disponer de un programa para becar a refugiados o demandantes de asilo susceptibles de retomar sus carreras.

El Plan Propio de Cooperación al Desarrollo de la UGR señala que se dotó con 25.000 euros la partida destinada el pasado 2017 a prestar apoyo a los universitarios procedentes de países en situación de emergencia y para estudiantes, profesores e investigadores refugiados o demandantes de asilo.

El interés de la UGR por ayudar a este colectivo nace cuando estalla la grave crisis de los refugiados en Europa. En 2015 la Universidad de Granada se adhirió al programa Science 4 Refugees (Ciencia para Refugiados), iniciativa de la Comisión Europea que tiene como finalidad ayudar a investigadores y estudiantes refugiados a encontrar trabajo en Europa, según se recogió en la memoria de ese año.

Un año más tarde, en 2016, fue aprobado un programa de apoyo para estudiantes y docentes e investigadores refugiados con un presupuesto de 10.000 euros, según figura en el Plan Propio de Cooperación al Desarrollo para ese ejercicio. "La grave situación que padece el colectivo de estudiantes, docentes e investigadores refugiados ha motivado la inclusión en el Plan Propio de Cooperación de una partida económica mediante la cual apoyar de diferentes maneras a universitarios con este estatus", se señaló en el citado documento, dentro del Plan de Internacionalización.

La cuantía destinada a este fin creció hasta los 25.000 euros que se señalan en el documento para 2017. "Las crisis que padecen diversos países han creado situaciones de emergencia académica, con la grave alteración o quiebra de sus sistemas de educación superior y la aparición de grandes obstáculos que deben enfrentar sus estudiantes e investigadores, dando lugar a la necesidad urgente de proporcionarles asistencia para que puedan continuar con sus labores académicas, lo que resulta dramático en el caso del colectivo de estudiantes, docentes e investigadores refugiados o demandantes de asilo", se arguye en el Plan Propio de Cooperación al Desarrollo del pasado ejercicio.

Además, la memoria de gestión de la Universidad de Granada señala que se trabaja "en colaboración con UGR Solidaria" en la redacción de un "borrador del documento Propuesta de Plan de Ayuda a los Refugiados (o Demandantes de Asilo), UGR-Sos-Refugiados". Además, la misma memoria señala la participación de la Universidad en "la mesa de coordinación, liderada por el Ayuntamiento de Granada, para analizar la situación y las acciones a llevar a cabo en relación con las personas en situación de refugiado o demandante de asilo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios