"Hay que reinventar los objetivos de la Alhambra en la revisión del Plan Especial"

  • Se cumplen 25 años de gestión autonómica del monumento y Seguí reflexiona sobre la protección del emblemático espacio

En el marco de los cursos de verano del Centro Mediterráneo, José Seguí visitó ayer la ciudad para volver a hablar del Plan Especial de Protección de la Alhambra y Alixares. Su fascinación por el monumento es tal que no duda en asegurar que el monumento nazarí por el que trabajó tantos años ha marcado su vida para siempre. -Hoy existe mucha sensibilidad hacia la protección de la Alhambra por eso parece mentira que en el año 87 el monumento careciera de un Plan Especial.

-El Plan Especial del año 87 (vigente todavía en estos momentos), fue de una gran importancia para la Alhambra porque nos encontrábamos en un momento urbanístico muy complicado. La situación era tal que llegamos a encontrarnos con un problema grave de licencias en los Alixares así que hubo que hacer una labor importante para rescatar ese suelo y proteger el entorno de la Alhambra.

-¿Cuáles fueron los principios que inspiraron ese documento?

-Había que entender la Alhambra como un espacio urbano y no como una suma de monumentos. El Plan Especial puso orden en el monumento y consiguió que hubiera una ciudadela dentro de la propia ciudad.

-¿Y lo primero que se hizo?

-Solucionar el conflicto urbanístico de Alixares que fue lo que obligó a buscar protección luego, por parte de Obras Públicas y Cultura, se vio la necesidad de ordenar los aparcamientos, el acceso sur...

-¿Qué balance hace de estos 23 años?

-El documento ha cumplido su objetivo: poner en orden los elementos arquitectónicos, paisajísticos y su concepto de ciudadela. La virtud más importante del plan es su capacidad de hacer ciudad.

-Aunque usted ya no participe en la revisión del plan, ¿qué espera del nuevo documento?

-Ahora nos encontramos en otro momento, creo que hay que reinventar el objetivo del monumento acorde con el siglo XXI. Me desilusionaría que al final se haga sólo una revisión administrativa. El siguiente objetivo no es ampliar la protección sino poner en valor lo que hay, convertir la Alhambra en una ciudadela viva y que no sea solamente un recinto turístico.

-¿Alguna propuesta?

-Sólo sé que esto se consigue con ilusión y capacidad profesional, la misma que nos guió en aquellos años a finales de los 80. Hay que encontrar nuevas claves culturales para la puesta en valor del monumento y mirar hacia las nuevas expectativas sin olvidar que es uno de los recintos más importantes desde su aspecto de ciudadela.

-¿Le hubiera gustado trabajar en la nueva revisión del Plan Especial de la Alhambra?

-Me hubiera gustado trabajar en ello, lo intenté pero no salieron las cosas. La Alhambra marca y ya forma parte de mi vida, es algo más que una referencia.

-¿Qué le ha quedado de la Alhambra, de los años que trabajó en el monumento?

-La verdad es que yo he aprendido mucho del espacio urbano de la Alhambra, fíjese que creo que yo he aprendido más de este monumento que lo que yo haya podido aportar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios