El sacerdote que denunció al arzobispo está "satisfecho" con la sentencia

  • El sacerdote Javier Martínez Medina, que denunció al arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, por los delitos de calumnias, coacciones, lesiones psicológicas y contra la integridad moral mostró hoy su "satisfacción" por la resolución judicial que condena al arzobispo a pagar una multa de 3.750 euros por un delito de coacciones y una falta de injurias.

El sacerdote Javier Martínez Medina, que denunció al arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, por los delitos de calumnias, coacciones, lesiones psicológicas y contra la integridad moral mostró hoy su "satisfacción" por la resolución judicial que condena al arzobispo a pagar una multa de 3.750 euros por un delito de coacciones y una falta de injurias. 

  Además de satisfecho, el denunciante está "muy contento" no sólo con el fallo, que al condenar demuestra que "tenía razón", sino por el contenido de la sentencia que "ratifica lo que desde el inicio sostuvo el sacerdote", según manifestó a Europa Press su letrado, Rafael López Guarnido. 

  Entiende la acusación que en cierta manera esta resolución, dictada por el titular del Juzgado de lo Penal número 5 de Granada, Miguel Ángel Torres, que no es firme ya que se puede interponer recurso de apelación en la Audiencia Provincial, "deja claro el honor y la integridad del denunciante", así como que actuó de "forma correcta", pese a tener que obedecer a su superior eclesiástico. 

  El arzobispo ha sido absuelto de otros dos delitos de coacciones, uno de lesiones psicológicas y otro contra la integridad moral, si bien se le ha condenado por coaccionar al sacerdote para que paralizara un libro que fue encargado por el anterior arzobispo, Antonio Cañizares, y financiado por CajaSur, a cambio de conservar su puesto. 

  La sentencia, que consta de 43 folios, detalla uno a uno los puntos que alegaba la acusación y "reconoce", según López Guarnido, la versión ofrecida por el denunciante, "con independencia de que algunos de los aspectos no los considere delitos". Lo que es cierto, sostiene el letrado, es que "desacredita y considera no veraz la versión dada por el arzobispo". 

  No cree la acusación que vaya a recurrir la sentencia, que considera positiva, aunque será tras un análisis más detallado cuando tome una decisión al respecto, como hará también el Arzobispado de Granada, que respeta la resolución, pero que no ha valorado la misma ni ha avanzado si la recurrirá. 

  El Arzobispado de Granada eludió entrar a valorar el fallo y el contenido de la sentencia, que condena al arzobispo, quien se encuentra fuera de España, concretamente en Beirut preparando un congreso internacional de estudios árabes-cristianos, según fuentes del Arzobispado granadino consultadas por Europa Press. 

  El juez tildó de "peculiar e inusual" el proceso, según consta en la sentencia, que trata de valorar, en suma, si "la aplicación del derecho canónico efectuada por el arzobispo vulnera o no gravemente los derechos constitucionales del querellante y reviste entidad delictiva". 

  Reconoce, tal y como sostenía la acusación, que fue el "enfrentamiento" que el arzobispo mantuvo como obispo de Córdoba con CajaSur y la "vinculación" de Martínez Medina a la entidad el origen de esa causa y el cese de sus cargos, así como el motivo para paralizar los proyectos que la caja cordobesa financiaba. 

  Se precisa que Martínez Medina ha sufrido "un ataque a su dignidad y su libertad" y ha sufrido también "perjuicio" por parte de la actuación de su superior que tenía, sin embargo, potestad legítima, con arreglo a su condición de arzobispo, para "la mayor parte de los ataques contra Martínez Medina".  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios