Una nueva técnica corrige alteraciones de cráneo y cara a más de 30 pacientes

  • El Virgen de las Nieves aplica una intervención que permite regenerar el hueso mediante fracturas controladas

Más de 30 pacientes han corregido una deformidad maxilofacial gracias a una técnica quirúrgica poco frecuente de la que el Hospital Virgen de las Nieves es referente en Andalucía oriental y que practica desde hace ocho años. El procedimiento se denomina distracción ostogénica y consiste en crear hueso a partir de realizar una fractura controlada que desencadene el proceso biológico de reparación ósea, por lo que es un proceso que se baja en el mecanismo curativo natural del cuerpo humano. La técnica se utiliza para corregir malformaciones congénitas como fisura labiopalatina o síndrome de Pierre Robin, así como deformidades adquiridas como traumatismos faciales y resecciones tumorales.

Con este mecanismo, además del hueso, también se alargan tejidos blancos como músculos, piel y nervios. Generalmente, la distracción completa se realiza en tres o cuatro meses desde la implantación del distractor hasta la extracción del aparato.

Dos de esos 30 pacientes sometidos a este técnica son los hermanos Luis Miguel y Manuel. El pequeño Manuel nació con la imposibilidad de respirar y deglutir, por lo que necesitaba sonda. Los médicos de la unidad de malformaciones congénitas craneofaciales vieron que era un paciente que se podría beneficiar de esta técnica y convencieron a sus padres. Y dio resultado. A los cinco días ya no necesitaba sonda y hoy es un chico sano y sin problemas de respiración o nutrición. "Le salvaron la vida", aseguró ayer su padre. "El pequeño Manuel tenía una fisura palatina y una mandíbula muy pequeña", explicó la cirujana maxilofacial Dori Martínez, quien aclaró que con esta técnica se alarga un milímetro al día el hueso.

Tras ver los beneficios, trataron al hermano mayor, que había nacido también con problemas de mandíbula pequeña y que sufría incluso apnea del sueño al no respirar bien. En este caso fueron los padres los que pidieron que se hiciera la técnica. Y también ha funcionado. La distracción ostogénica se puede aplicar también en adultos al tratarse de una cirugía regenerativa.

La unidad de malformaciones congénitas craneofaciales y fisura labio-palatina de la infancia tiene un equipo multidisciplinar formado por cirujanos maxilofaciales, cirujanos pediátricos, ortodoncistas, cirujanos plásticos y otorrinos, entre otros. Desde 2007 han atendido a más de 400 menores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios