Granada CF

Pero, ¿qué ha pasado aquí?

  • La destitución de Oltra coincidió con el inicio del hundimiento del conjunto rojiblanco

El Granada fue un querer y no poder en ningún momento de los 90 minutos que jugó en Almería el pasado domingo. El Granada fue un querer y no poder en ningún momento de los 90 minutos que jugó en Almería el pasado domingo.

El Granada fue un querer y no poder en ningún momento de los 90 minutos que jugó en Almería el pasado domingo. / javier alonso

"¿cuándo se jodió el Perú?" No es la primera vez que para hablar del deporte en Granada y de la situación del Granada uso la frase que el Nobel peruano Mario Vagas Llosa puso en boca en boca de Zavalita en su obra Conversaciones en la catedral escrita hace casi medio siglo. Supongo que la sangre influye y que tira para sacar a la palestra un país al que el que suscribe se siente muy unido. Los entendidos no se ponen de acuerdo en dar una respuesta a una pregunta que sigue en el aire, aunque no pocos tienen claro que el Perú está jodido. Más o menos a esta misma conclusión se puede llegar si ponemos al Granada CF entre los signos de interrogación. De lo que no hay duda es de que el club rojiblanco lleva dos temporadas por los cerros de Úbeda, sin rumbo ni brújula. Al menos, es seguro que en el plano deportivo apenas se ha dado una a derechas desde que el asiático Jiang Lizhang se hizo con la propiedad.

¿responsabilidades?

En lo que respecta a la presente temporada, el momento en el que todo se desestabilizó fue el día de San José, cuando desde la cúpula rojiblanca se decidió prescindir de José Luis Oltra. Es cierto que el equipo presentaba dudas, y eso que en ese momento era quinto en la tabla, pero estaba ahí en la lucha por asegurar como mínimo su presencia en los puestos de promoción por el ascenso. Y también es cierto que a toro pasado es más fácil ver las cosas, pero en el club hay personas que cobran muy pero que muy bien por saber cómo va a embestir el toro y, en este caso, se ha sufrido una cornada de aúpa. Ese día del padre el Granada quedó huérfano en el banquillo. Se optó por prescindir de la experiencia de Oltra y apostar por la inexperiencia de Pedro Morilla. El sevillano intentó enderezar una situación viciada y no pudo. Incluso le faltó fortuna para aprovechar la oportunidad que se le presentó, pero ya se sabe que a perro flaco todo son pulgas. Y cuando hablo de can escuchimizado me refiero al Granada de esta campaña. Seis partidos estuvo el ex de filial. Su destitución puso de manifiesto que la decisión adoptada de echar a la cuneta al técnico que se contrató para volver a Primera no fue ni adecuada ni oportuna en el tiempo. Concluía con ironía Enrique López en su excelente análisis del partido de Almería al señalar que había que 'premiar' al que tomó tan 'acertada' decisión. Me sumo a ello, porque en el mundo de las altas finanzas -en el Granada se mueve mucho dinero y hay muchos intereses, ya sean individuales o ligeramente colectivos- semejantes errores exigen responsabilidades por mucho que muchos quieran quitarse el muerto de encima.

tocado y hundido

Ahí no queda la cosa. Utilizado Pedro Morilla para ver si sonaba la flauta, lo que no sucedió al sumar el equipo sólo seis puntos de 18 posibles (y puntos en el fútbol son los auténticos amores), se optó por otra gran decisión: sustituirlo por Miguel Ángel Portugal. El burgalés, tal como ocurrió con el sevillano un mes y medio antes, llegó con buenas palabras y mejores intenciones, pero nuevamente se ha pinchado en hueso. En esta ocasión, el bagaje no puede ser más desesperanzador: dos partidos, cero puntos. Pero si a su antecesor, como decíamos, quizá le faltó algo de suerte para haber ofrecido unos números ligeramente mejores, los dos partidos del nuevo técnico sólo han servido para comprobar que su llegada no ha servido para nada... de momento. En su primer partido, el Granada fue inferior a un Rayo que el domingo cayó en Vallecas frente al Córdoba, mientras que en Almería el conjunto rojiblanco ofreció un juego ramplón sin profundidad alguna. De nada sirve la iniciativa de la que presumió el técnico si ésta muere antes de pisar el área contraria.

matemáticas Vs. lógica

Las matemáticas señalan que aún hay posibilidades, pero todo es un cuento chino. Un equipo que se ha hundido estrepitosamente desde que se prescindiera de Oltra no ofrece ninguna garantía de cara a firmar un pleno en los tres partidos que restan. Y tal como van los demás, imposible que pinchen todos los equipos que han de fallar para abrir el paso al Granada. Por tanto, la lógica indica que en el club ya pueden ir pensando en la próxima temporada. A principios de junio se bajará prematuramente el telón de esta campaña y se podrá pensar detenidamente en el momento en el que se jodió el proyecto de intentar retornar a Primera División. Quizá sólo lo sepa el bueno de San José.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios