América Latina intenta blindarse contra las intentonas golpistas

  • La Cumbre Iberoamericana cierra con la aprobación de una "cláusula democrática" con las asonadas en Honduras y Ecuador en la retina.

Comentarios 2

La XX Cumbre Iberoamerica, que se clausuró ayer en Mar del Plata (Argentina), será recordada como la reunión que blindó a la región contra las intentonas golpistas. Los jefes de Estado y de Gobierno iberoamericanos de América Latina dieron un salto cualitativo con la suscripción de la llamada "cláusula democrática", que prevé suspender del mecanismo iberoamericano a los países donde se quiebre la institucionalidad democrática.

Aunque la cláusula es más suave que las vigentes en otros organismos regionales, como el Mercosur o la Unasur, los presidentes no dudaron en subrayar la trascendencia de este acuerdo, uno de los 13 suscritos al término de la Cumbre de Mar del Plata.

Para el ecuatoriano Rafael Correa, esta reunión marca "un antes y un después" para la historia de la región, porque -dijo- "estamos concretando acciones para que nunca más en nuestra América aquellos que no nos pueden vencer en las urnas traten de conspirar contra gobiernos legítimamente electos".

También para el guatemalteco Álvaro Colom esta resolución puede contribuir a mantener la estabilidad política en Centroamérica. "Los problemas de la democracia sólo se resuelven con más democracia", dijo el salvadoreño Mauricio Funes, quien pidió a la Cumbre que no "castigue" al pueblo hondureño por el golpe de junio de 2009.

Además instó al Gobierno de Honduras, encabezado por Porfirio Lobo, el único que no fue invitado a Mar del Plata, a reconstruir el tejido democrático y a posibilitar el retorno del derrocado Manuel Zelaya a su país.

El otro tema de la jornada, el escándalo de la diplomacia estadounidense, había planeado sobre la Cumbre en vísperas de su inicio y llegó ayer al pleno de la mano de países de la ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas), cuyos presidentes, curiosamente, no asistieron a la cita de Mar del Plata.

El canciller venezolano, Nicolás Maduro, opinó que las filtraciones están destapando "una inmensa operación de intriga política, de espionaje, de búsqueda de influencia por vía ilegítima" y revelan la "persecución permanente en contra de la revolución bolivariana".

La Cumbre ha estado marcada también por las significativas ausencias de José Luis Rodríguez Zapatero, el primer presidente del Gobierno español que no cumple con la cita iberoamericana; el venezolano Hugo Chávez, el boliviano Morales, el nicaragüense Daniel Ortega y el cubano Raúl Castro, además del hondureño Lobo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios