Bogotá lanza la mayor ofensiva contra las FARC desde el inicio del diálogo

  • Las autoridades colombianas aseguran haber recuperado los cuerpos de seis rebeldes tras el bombardeo de un campamento de la guerrilla en la frontera con Ecuador

Las autoridades colombianas informaron ayer de que hallaron los cuerpos de seis guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) muertos en la mayor ofensiva militar desde que comenzó el proceso de paz, y que proseguía la búsqueda de otros, quizás "decenas", abatidos en la operación.

El bombardeo tuvo lugar el sábado por la noche sobre un campamento rebelde en el municipio de Ricaurte, en el conflictivo departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador, y estuvo dirigido contra la columna móvil Mariscal Sucre de las FARC.

Por ahora la Fiscalía, organismo encargado del levantamiento de los cadáveres, identificó seis cuerpos sin vida, confirmó el general del Ejército Leonardo Barrero, comandante del Comando Conjunto del Suroccidente, quien no descartó que la cifra aumente.

Y es que el domingo, horas después del ataque militar, las autoridades informaron de que murieron "decenas" de insurgentes, entre ellos el máximo líder de la columna Mariscal Sucre, conocido como Guillermo Pequeño; el tercero al mando, alias Mario; y la radio operadora, alias Jazmín.

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, dijo ayer en una rueda de prensa que fueron "abatidos bastantes, muchos miembros" de la "estructura principal" de esa columna, sin dar cifras.

Tras el bombardeo, las autoridades se incautaron de distinto material, como cadenas del mismo tipo que las FARC usaban para mantener atados a sus secuestrados en la selva, a los que pretendían canjear por guerrilleros encarcelados.

Precisamente ayer, uno de los negociadores guerrilleros, Rodrigo Granda, afirmó desde Cuba que su grupo ya no tiene en su poder "prisioneros políticos, retenidos ni secuestrados", con lo que desmintió las declaraciones dadas el domingo por su correligionaria Sandra Ramírez al diario cubano Juventud Rebelde. Además, recordó que, en febrero, el grupo se comprometió a no hacer "más retenciones de carácter económico" y afirmó que "esa política se viene cumpliendo rigurosamente".

El operativo de las fuerzas de seguridad, desplegado desde el sábado, tuvo como objeto destruir tres campamentos de las FARC en los que se asentaba una unidad integrada por entre 70 y 80 personas.

Este bombardeo es la primera gran ofensiva contra las FARC desde que el Gobierno de Colombia y la guerrilla instalaron el 18 de octubre en Oslo la mesa de diálogos con la que persiguen negociar el fin del conflicto para alcanzar la paz.

Este proceso, que culminó el jueves su primer ciclo de negociaciones en La Habana y que, según las partes, va por buen camino, no contempla un alto el fuego hasta la firma de acuerdos sólidos con las FARC. Por su parte, la guerrilla propuso una tregua bilateral y anunció que dejaría las armas entre el 20 de noviembre y el 20 de enero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios