La ONU asegura que 2,5 millones de sirios necesitan ayuda urgente

  • La organización reconoce que la incesante violencia y la escasa financiación internacional son los grandes obstáculos que impiden aportar la asistencia.

La ONU afirmó ayer que 2,5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria urgente en Siria a causa de la guerra civil y reconoció que la omnipresente violencia y la escasa financiación internacional son los graves obstáculos en la aportación de esta asistencia.

"En Siria los civiles necesitan ayuda ahora", exclamó el director de operaciones de la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU, John Ging, en una rueda de prensa en Ginebra al término del Foro Humanitario sobre Siria en la que participaron organismos de esta naturaleza y países donantes.

La ONU volvió a elevar considerablemente el número de personas que requieren auxilio internacional, que ascendió en más de un millón con respecto a los cálculos de la primera mitad del año.

Asimismo, se informó a los donantes que tres millones de personas sufren de inseguridad alimentaria en Siria y que la cifra de desplazados internos, que ocupan en su mayoría escuelas y edificios públicos, alcanza los 1,2 millones.

Sin embargo, la ONU y otras organizaciones están lejos de cubrir las necesidades más básicas de la población atrapada por el conflicto, que tuvo un punto de inflexión en intensidad y extensión cuando llegó a las ciudades más importantes del país: Damasco y Alepo.

Sobre el acceso a las víctimas, Ging explicó que el régimen sirio prometió emitir más visados para el personal humanitario y garantizarle libertad de movimientos, pero que en el terreno la realidad es otra debido a los riesgos mortales a los que tienen que hacer frente a los cooperantes que trabajan en las zonas de combate.

Ging reconoció que, pese a que el principal interlocutor de los actores humanitarios es aún el Gobierno, se mantienen contactos permanentes con las fuerzas rebeldes.

Además, descartó ideas como la de crear corredores humanitarios o acordar ceses temporales de las hostilidades. Esas propuestas "son una distracción con respecto a la realidad, que es la necesidad de llegar a la gente y para eso negociamos con quienes están en capacidad de darnos acceso a los lugares donde queremos entrar", afirmó.

El segundo mayor obstáculo es la escasez de financiación, problema que se agrava a medida que aumenta el número de personas necesitadas. Por ello, la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU presentó ayer a los donantes una petición revisada de fondos que casi duplica la anterior, pasando de 180 a 347 millones de dólares.

Sobre el terreno, dos atentados se produjeron ayer en Damasco, uno de los cuales mató a cinco policías. Según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos, 38 personas murieron ayer, de ellos 19 civiles, en todo el país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios