Oleada de protestas en Irán contra el Gobierno por la situación política

  • El régimen recuerda que las manifestaciones son ilegales y pide al pueblo que no acuda a ellas

El Gobierno de Irán pidió ayer a sus ciudadanos que eviten participar en manifestaciones no autorizadas, después de tres días de protestas en contra de la subida de los precios y la corrupción.

Ayer, por tercer día consecutivo, continuaron las protestas contra las políticas del Gobierno, en diferentes ciudades del país, donde cientos de personas salieron a la calle y corearon lemas contra el gobierno y el sistema de la República Islámica de Irán.

En el centro de Teherán, en la avenida Enghelab, según pudo comprobar Efe, los manifestantes, que coreaban lemas contra los responsables del país, fueron dispersados por la policía.

El Ministerio iraní del Interior recordó la prohibición de llevar a cabo manifestaciones y protestas no autorizadas, como corresponde a las de estos días, ninguna de las cuales ha sido autorizada, según dijo el titular de dicho departamento, Abdolreza Rahmaní Fazlí. La nueva ley de delitos políticos iraní, aprobada el pasado enero, penaliza cualquier manifestación considerada "contraria a la gestión del país y sus instituciones políticas y a las políticas nacionales y exteriores". "Pedimos al pueblo que no asista a las concentraciones ilegales, si tienen la intención de manifestarse, hagan una solicitud y esta será revisada", manifestó el ministro, según la agencia de noticias iraní, ISNA.

En la ciudad de Shahre Kord, en el centro de Irán siguieron las protestas, según dijo el miembro de un partido político Efe que pidió el anonimato. "La gente gritaba eslóganes contra el régimen", indicó la fuente, que precisó que el motivo de las manifestaciones es "el descontento de la población con la situación económica".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios