La UE y Rusia retomarán el diálogo para negociar un acuerdo de asociación

  • Las conversaciones fueron suspendidas el 1 de septiembre por los Veintisiete hasta la retirada total de los rusos de las zonas adyacentes a Osetia del Sur y Abjasia.

La Unión Europea (UE) decidió retomar las negociaciones para un acuerdo de asociación con Rusia, suspendidas por el conflicto georgiano, a pesar del rechazo de Lituania.

"Casi todos estamos de acuerdo y es un sentimiento generalizado que es necesario continuar el diálogo, aunque no ignoramos que Rusia ha cambiado por la fuerza las fronteras de Georgia", dijo el ministro francés de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, tras el Consejo europeo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores.

La Comisión Europea y las autoridades rusas volverán a hablar de una asociación estratégica política, económica y energética tras la próxima cumbre UE-Rusia en Niza (Francia) del próximo día 14 y las conversaciones de Ginebra entre rusos y georgianos del 18 de noviembre.

"El diálogo y la negociación son para la UE el mejor modo de perseguir sus objetivos, promover sus principios y valores y defender firmemente sus intereses (...) lo que no legitima en absoluto el statu quo en Georgia o los comportamientos rusos contra nuestros valores y principios", asegura un comunicado conjunto del Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores.

No era necesaria una votación del Consejo para volver a citarse con los rusos, pero la presidencia francesa quería el máximo respaldo político y trató de convencer a Lituania durante el pasado fin de semana para que no se quedara sola.

Polonia ya se había mostrado dispuesta a cambiar su posición, mientras que los dos países "grandes" que también ponían pegas, Reino Unido y Suecia, hicieron hoy público un comunicado conjunto en el que daban su apoyo a retomar las negociaciones.

Asimismo, la Comisión Europea había recomendado a los Veintisiete reanudar las conversaciones "por el propio interés de la UE", que depende energéticamente de este país, y porque así será más fácil arrancar compromisos políticos a Moscú.

"Cuando la Unión Europea habla con una sola voz y actúa de manera coordinada, Rusia toma nota, y es posible influir en el curso de los acontecimientos", según el Ejecutivo comunitario.

Según afirmó la comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, "esto no es un regalo a Rusia, ya que sus acciones continúan siendo inaceptables, pero es importante modernizar nuestra asociación, especialmente en seguridad energética".

Las conversaciones fueron suspendidas el pasado 1 de septiembre por los Veintisiete hasta la retirada total de los rusos de las zonas adyacentes a las regiones separatistas georgianas de Osetia del Sur y Abjasia, donde ahora patrullan observadores europeos.

El 7 de agosto Rusia estaba presente en Osetia del Sur y Abjasia con unos 3.000 soldados en misión de paz, desplegados tras las guerras de los años 90, más 400 efectivos "ferroviarios" que había enviado tres meses antes, provocando la alarma internacional.

Tras el conflicto con Georgia, hay 3.800 soldados adicionales rusos en cada una de las provincias, cuya independencia ha reconocido Moscú.

Según la tesis de la presidencia francesa de turno, y de la Comisión Europea, este envío no violaría el acuerdo de paz que auspició el presidente Nicolás Sarkozy, ya que se refiere a líneas de demarcación, pero no a volúmenes militares.

A este respecto, la misión observadora desplegada por la UE, con participación de 22 países, entre ellos España, ha podido certificar que los rusos han abandonado la zona de seguridad adyacente a las dos regiones separatistas.

Por todo ello, la mayoría de los países europeos eran partidarios de continuar con el diálogo para un acuerdo energético y comercial, que ya tuvo un inicio complicado el pasado junio tras dos años de vetos de Lituania y Polonia (que no podía exportar carne a Rusia).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios