Un cúmulo de candidatos 'raros'

  • Una mirada a la candidatura de los partidos revela que entre ellos se encuentran la 'jet set' de las estrellas de televisión o la versión rumana de Paris Hilton

Quienes piensen que en el Parlamento de la Unión Europea (UE) se sientan sólo eurócratas de traje gris, se equivocan de lleno: una mirada a la lista de los candidatos a los comicios que se celebran entre el 4 y 7 de junio revela que entre ellos se encuentra la jet set de las estrellas de televisión y una millonaria en versión rumana de Paris Hilton.

Hay en juego 736 escaños y mucho sitio para personajes curiosos que llegan de toda Europa. Durante cinco años esos candidatos podrían, en el caso de ganar, formar parte de la política de Bruselas y Estrasburgo.

Elena Basescu, ex modelo e hija del presidente rumano Traian Basescu, puede aportar algo nuevo en la educación básica de la clase política. Seguidores de renombre del presidente desaconsejaron, al parecer, la entrada en política de la mujer, de 29 años, considerada poco inteligente.

Su padre, sin embargo, defiende a Elena, calificada frecuentemente en los medios como la Paris Hilton rumana, de la que dijo en una entrevista televisiva que "es mucho más inteligente de lo que creen". Pese a todo, la belleza de pelo negro sólo ha llamado la atención hasta ahora con sus apariciones en locales de ocio de Bucarest, con su affaire con el hijo del opositor político de su padre y con notorios errores gramaticales. Ante las cámaras formó mal el plural de la palabra "éxito".

Otra persona poco preparada para la política podría ser quizá la italiana Barbara Matera. Por decirlo de algún modo, lo que quedó de la tropa de bellezas que el primer ministro Silvio Berlusconi quería reclutar para su partido Pueblo de la Libertad y que se vio obligado a reducir tras las protestas de su esposa. Barbara, de 28 años, candidata a Miss Italia y ahora estrella de la televisión, sigue en la carrera electoral.

Fotografiada con guantes de látex pero más experimentada en la política llega Gabriele Pauli, la cabeza de lista a los comicios de los Electores Libres, que causó furor con sus acusaciones contra el ex gobernador de Baviera Edmund Stoiber y que apareció vestida sólo con una bandera de rombos bávara en una revista.

Con su "complicada vida privada", la ministra de Justicia francesa Rachida Dati también dio de qué hablar hace poco. Durante un año entero se especuló con la identidad del padre de su hija, pero ella calló y ahora se encamina a Bruselas.

Pero no sólo son mujeres fuertes las que luchan por un lugar en el Parlamento: otro candidato de Rumanía es George Becali, el excéntrico millonario dueño del fútbol club Steaua de Bucarest, que debe ahora pasar dos semanas en prisión preventiva.

El candidato, de 51 años, retuvo supuestamente durante horas a tres ladrones que habían robado su coche de lujo y los torturó. Ahora es candidato de la lista del Partido Ultranacionalista PRM. El presidente del partido, Corneliu Vadim Tudor, le ofreció el segundo puesto en la lista de candidatos de la formación pese a que Becali fue acusado antes de estar "psíquicamente enfermo" y de ser un autentico "mono borracho".

Pero no sólo estrellas mediáticas están representadas en la lista, que cuenta también con candidatos de sangre azul. Aún no se sabe cómo logrará presentarse en el escenario político el nieto del último rey italiano, el príncipe Emanuele Filiberto di Savoia, de 36 años, más conocido por sus apariciones en el escenario de baile, pues ganó la versión italiana del show televisivo Dancing with the Stars (Bailando con las estrellas).

Entre tanto, otro candidato con un abuelo conocido aspira a un escaño del Parlamento europeo: Georg von Habsburg, nieto del canciller austriaco Carlos I, que estudió Historia y Política. Su camino a la política ya estaba escrito: su padre Otto von Habsburg se sentó en el Europarlamento representando a la CSU.

Al otro lado del espectro político, Letonia presenta como candidato a Alfred Rubik, el ex jefe del Partido Comunista letón conocido por apoyar una acción militar en 1991 después de que el país proclamara su independencia de la Unión Soviética, en la que murieron cinco manifestantes independentistas. Por ello, el candidato de 74 años cumplió seis años de prisión y le está prohibido volver a presentarse a unos comicios en su país.

Y no sólo los candidatos excéntricos causan furor. El programa europeo de intercambio de estudiantes Erasmus, el festival de la canción Eurovisión o las retransmisiones de fútbol de la Liga de Campeones se alzan como símbolos más populares y visibles que las inminentes elecciones a la Eurocámara.

Ni siquiera la bandera europea de fondo azul y doce estrellas o el himno de la UE (inspirado en la Oda a la Alegría de Beethoven) aguantan un pulso directo con una final de la Liga de Campeones o la retransmisión del festival musical paneuropeo por antonomasia: el festival de Eurovisión que encandila a la gran mayoría de los europeos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios