El ex primer ministro islandés, en el banquillo por su gestión de la crisis

  • Haarde, acusado de haber cometido una negligencia grave durante su mandato por permitir el colapso bancario en 2008, asegura que hizo lo correcto.

Comentarios 25

El ex primer ministro conservador islandés Geir H. Haarde negó las acusaciones de negligencia grave, en el inicio del juicio en su contra por su actuación durante la crisis provocada por el colapso bancario del país en octubre de 2008. En la audiencia preliminar, Haarde rechazó que violara la ley sobre responsabilidad de los ministros, desoyera las advertencias que recibió sobre una inminente crisis de los principales bancos islandeses y no actuara en consecuencia, como asegura el fiscal en el escrito de acusación, y pidió la suspensión del proceso.

El juicio, a cargo de un tribunal que nunca antes había actuado desde su creación en 1905, fue calificado por Haarde en declaraciones a medios islandeses de "farsa" y de "primer proceso político" en la historia de este país. El ex mandatario islandés, de 60 años, tildó de "ridículas" las acusaciones antes del inicio del proceso y defendió que las medidas adoptadas por su gobierno antes del colapso económico "resultaron ser correctas".

El Landsdómur, el tribunal especial que lo juzga, deberá ahora, una vez leída la acusación y escuchada la declaración de Haarde, tomarse un tiempo de reflexión antes del inicio de la vista oral, fijada para el próximo mes de septiembre. Haarde se arriesga a una pena de cárcel de dos años, después de que el Parlamento islandés (Althingi) diera luz verde al proceso en septiembre pasado, siguiendo el consejo del informe de una comisión investigadora creada para determinar las responsabilidades en la crisis. En esa misma votación, el Parlamento exculpó a tres ex altos cargos de su Gobierno, un conservador y dos socialdemócratas, en contra del parecer de la comisión investigadora.

Los más de siete meses transcurridos hasta que la Fiscalía presentó una acusación preliminar en mayo y que los cargos coincidieran casi palabra por palabra con la resolución aprobada por el Althingi han provocado las críticas de Haarde. El sucesor al frente del conservador Partido de la Independencia, Bjarni Benediktsson, e incluso la actual primera ministra islandesa, la socialdemócrata Jóhanna Sigurdardóttir, han coincidido en considerar exagerado el plazo transcurrido, que la Fiscalía justifica en las trabas interpuestas por la defensa del acusado.

Partidarios de Haarde, incluidas destacadas figuras del Partido de la Independencia, han creado una página web en su apoyo, con el objetivo también de recaudar fondos para sufragar un proceso que, según medios islandeses, ya le ha costado unos 9 millones de coronas islandesas (cerca de 54.000 euros).

El colapso económico en octubre de 2008, que obligó al Gobierno a nacionalizar los principales bancos del país, colocó a Islandia, que ha recibido ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI), en la peor crisis de su historia reciente. Las protestas populares provocaron en enero de 2009 la caída del gobierno de coalición entre el conservador Partido de la Independencia y el Partido Socialdemócrata que encabezaba Haarde, quien se retiró de la política al descubrírsele un tumor cancerígeno.

La izquierda, en una coalición entre socialdemócratas y rojiverdes, gobierna con mayoría absoluta desde 2009 un país que negocia su entrada en la UE, complicada por la disputa que mantiene con el Reino Unido y Holanda por la indemnización a ahorradores de estos países tras la quiebra del banco islandés Icesave. Los islandeses rechazaron en abril pasado, por segunda vez en un año, una ley para indemnizar a los ahorradores británicos y holandeses y el caso ahora parece destinado a ser resuelto en los tribunales europeos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios