La muerte de cinco soldados eleva la tensión entre Azerbaiyán y Armenia

  • Los militares azerbaiyanos fallecen en un enfrentamiento con las fuerzas armenias en la segunda refriega en dos días · Los países están enfrentados desde 1988 por la soberanía del enclave de Nagorno-Karabaj

Cinco soldados azerbaiyanos murieron ayer en un enfrentamiento con las fuerzas armenias, lo que desató un cruce de acusaciones coincidiendo con la visita a la región de la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton.

Fue la segunda refriega en dos días entre soldados armenios y azerbaiyanos, que iniciaron el lunes una escalada del conflicto que les enfrenta desde 1988 por la soberanía del enclave de Nagorno- Karabaj, horas antes de que Clinton llegara a Ereván.

El Ministerio de Defensa azerbaiyano cargó toda la responsabilidad por el enfrentamiento de ayer sobre su vecino y aseguró que sus soldados impidieron con disparos una incursión de fuerzas armenias en el territorio del país que es limítrofe con Irán.

No tardó en responder el Ministerio de Defensa armenio, que ofreció una versión diametralmente opuesta de los hechos e informó sobre un supuesto ataque perpetrado por una veintena de soldados azerbaiyanos contra sus posiciones.

Según Ereván, que reconoció la muerte de los cinco soldados enemigos, el ataque fue repelido por sus fuerzas apostadas en la frontera. "Los demás miembros del grupo (azerbaiyano) lograron huir llevándose a sus muertos y heridos. La parte armenia no sufrió bajas ni heridos", subrayó la cartera armenia.

Las autoridades azerbaiyanas, mientras tanto, aseguraron que los armenios sí sufrieron bajas en el combate entre las fuerzas de los dos países caucasianos.

El recrudecimiento del enquistado conflicto, que se inició el lunes con la muerte de tres soldados en otro ataque perpetrado presuntamente por las fuerzas azerbaiyanas, coincidió con la llegada de Clinton a la región, en una gira por los tres países del Cáucaso (Armenia, Georgia y Azerbaiyán).

El ministro de Asuntos Exteriores azerbaiyano, Elmar Mamediarov, lamentó el incidente y señaló que informará de lo ocurrido a la jefa de la diplomacia norteamericana, que llega hoy a Bakú para reunirse con el presidente del país, Ilham Aliev. "En este caso la fuerza sí fue usada, pero por parte armenia", se quejó.

Ninguna de las partes atiende a la comunidad internacional, ni concretamente a Clinton, que llamó el lunes desde Ereván a las autoridades de ambos países a buscar una solución pacífica al conflicto en la mesa de negociaciones.

"Instamos a las partes a rehusar a la violencia. Este conflicto no puede solucionarse por la fuerza", señaló la jefa de la diplomacia estadounidense después de reunirse con el presidente armenio, Serge Sargsian.

Aunque tanto Ereván como Bakú confirmaron ayer que sus delegaciones, encabezadas por los titulares de Exteriores, acudirán el día 18 a París para hablar de las perspectivas para resolver el conflicto, los acontecimientos no invitan al optimismo al respecto.

"Por desgracia no podemos hablar del fin del conflicto. Siempre hemos entendido que es imposible resolver el conflicto en una noche", apuntó Mamediarov.

El Gobierno azerbaiyano, con Aliev a la cabeza, insistirá en reforzar el papel de EEUU en el marco del Grupo de Minsk de la OSCE "a fin de buscar vías para lograr un impulso en las negociaciones sobre Karabaj", dijo el canciller azerbaiyano.

El presidente de este país advirtió que si las negociaciones sobre el enclave no dan resultado, no descarta una solución de fuerza para recuperar los territorios perdidos en la guerra contra Armenia (1991-94).

La disputa entre Bakú y Ereván se remonta a los tiempos de la Unión Soviética, cuando la población mayoritariamente armenia de Karabaj pidió la incorporación de ese territorio azerbaiyano a Armenia, tras lo cual estalló una cruenta guerra (1991-94), que se cobró, según distintas fuentes, unos 25.000 muertos.

El conflicto armado, la primera guerra entre dos antiguas repúblicas soviéticas, concluyó con la expulsión de los azerbaiyanos del enclave y la ocupación de una vasta zona de Azerbaiyán, que permitió unir el enclave a Armenia.

La ONU condenó en 1993 en cuatro resoluciones diferentes la ocupación del enclave por las tropas armenias y demandó su retirada inmediata.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios