La suerte política de Brown depende de una improbable sorpresa

  • Los británicos acudieron ayer a las urnas en unos comicios donde algunos sondeos colocaban al Partido Laborista por debajo incluso de los euroescépticos

El primer ministro británico, Gordon Brown, se jugaba ayer su supervivencia política en unas elecciones europeas y locales de alto riesgo, al tiempo que se enfrenta a una nueva rebelión en el seno del laborismo, con una serie de dimisiones de ministros.

Las urnas en el Reino Unido cerraron a las once de la noche, hora española, para este primer test electoral tras el estallido del escándalo de los gastos de los diputados. Los sondeos predicen una derrota del Partido Laborista, tras 12 años en el poder.

Los británicos están llamados a elegir a 72 diputados europeos, cuyo resultado se conocerá el próximo domingo, y a 2.318 representantes de una treintena de colectividades locales en Inglaterra, además de tres alcaldes.

Estas elecciones, además, son la última prueba antes de las elecciones legislativas que se celebrarán, a más tardar, en junio de 2010, para renovar la Cámara de los Comunes y con el puesto de primer ministro en juego.

El líder del laborismo, Gordon Brown, está en una situación particularmente delicada tras la dimisión de varios de sus ministros, víctimas del escándalo de los gastos. Según la prensa, diputados laboristas "rebeldes" han comenzado a difundir una petición de dimisión al primer ministro.

"Estimado Gordon, en el transcurso de estos últimos 12 años en el Gobierno y antes, has aportado una contribución enorme a este país y al Partido Laborista", puede leerse en la misiva.

"No obstante, te escribimos porque pensamos que en la situación política actual, servirías mejor al Partido Laborista y al país abandonando tu puesto de líder del partido y de primer ministro", agrega el correo electrónico.

Símbolo del nerviosismo reinante, rumores de dimisión de Brown, rápidamente desmentidos por Downing Street, provocaron la caída de la libra esterlina en el mercado de cambio de divisas de Londres este jueves.

El ministro de Comercio, Peter Mandelson, llamó al orden a los diputados el miércoles por la noche: "Nadie está contento y esto pasa en todos los partidos. No hagáis nada, por favor, que pueda hacer las cosas aún más difíciles para el Partido Laborista", declaró a la BBC.

Desde hace casi un mes, la prensa desgrana los abusos de los diputados de todos los signos políticos, e incluso a veces ministros, que han pedido el reembolso de cajas de cerillas, croquetas para perro o una isla para patos a cargo del contribuyente.

Un sondeo YouGov, publicado este jueves por el Daily Telegraph, coloca al Partido Laborista en una humillante tercera plaza en intención de voto para las europeas, con el 16% de los sufragios, muy por detrás de la oposición conservadora (26%) e, incluso, del UKIP (un 18%), partido que pide la salida de Gran Bretaña de la UE. En las elecciones locales, los conservadores podrían arrebatar a los laboristas una cuarta parte de sus representantes.

72

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios