Ahdaf Soueif rebate la imagen que Occidente tiene de Oriente

  • La escritora egipcia, traducida a 18 idiomas, sostiene que los países árabes están "mucho más por delante de lo que Europa piensa" en temas de igualdad de género

Siempre se ha preguntado a sí misma por el tipo de libros que habría escrito si nunca hubiese salido de Egipto ni aprendido otro idioma distinto al árabe. "El inglés me permite explorar sentimientos y pasiones diferentes; me encanta vivir y escribir en la intersección de ambas culturas dentro de un entorno europeo. La lengua de mi formación literaria es el inglés, pero la que hablo cuando me enfado o cuando me pongo cariñosa con mis hijos es el árabe. Creo que si un autor escribe con el corazón tendrá una visión más auténtica de la realidad", confesó ayer la escritora egipcia Ahdaf Soueif a Peter Florence, creador del Hay Festival.

Autora de éxito -su libro El mapa del amor ha sido traducido a 18 idiomas-, Soueif afirma que nunca ha tenido problemas por ser mujer y escritora: "Yo no tengo ningún problema por ser mujer, pero creo que a veces se me dirigen preguntas distintas por mi género. La mujer de Oriente tiene que liberarse de la presión que supone estar sojuzgada desde una perspectiva occidental. El 50 por ciento de los escritores y de la gente que trabaja en los medios de comunicación en los países árabes son mujeres. Nosotros estamos mucho más por delante de lo que normalmente se piensa en temas de igualdad".

De hecho, de no ser así, difícilmente una mujer como ella podría haber trazado un mapa tan exhaustivo sobre el amor donde, si bien las escenas sexuales no son tan explícitas en sus páginas como lo eran hace quince años, sí que poseen un lado erótico bastante destacado. "El paso de los años hace que tus prioridades cambien y ahora escribo distinto de temas distintos. Creo que la literatura árabe está llena de material muy caliente y, cómo no, las páginas de mis libros son el reflejo de esa sensualidad que he conocido desde niña", aseveró.

Lejos de la imagen que Occidente mantiene, para la escritora egipcia el problema real de su pueblo es el analfabetismo y las carencias de mucha gente para acceder de una forma libre a la cultura. "No toda la gente sabe leer y escribir en Egipto, así que en la mayoría de las ocasiones prefieren comprar pan a comprarse un libro", apostilló la autora, quien en los últimos años se ha dedicado a realizar una ferviente campaña a favor de la presencia del mundo árabe en la cultura internacional.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios