Andrés Neuman dice que los lazos "con Argentina y España" condicionan su escritura

  • El escritor residente en Granada presenta en Buenos Aires su nueva novela, 'Hablar solos'

"Los lazos con Argentina y España" han marcado de forma tan profunda al novelista Andrés Neuman, argentino de origen pero residente en Granada desde hace veinte años, que confiesa que condicionan su escritura y le impiden pensar "emocionalmente desde un solo lugar".

"Mi punto de vista está dividido a la hora de escribir", explicó Neuman durante una entrevista en Buenos Aires, ciudad a la que ha viajado para presentar su última novela, Hablar solos (Alfaguara).

En esta nueva obra, el joven escritor aborda el tema de la muerte como un proceso a través de tres voces que se cruzan a lo largo del relato. "Desde que empecé a escribir supe que tenía que contar esta historia a través de distintos personajes, y eso tiene consecuencias estructurales en el relato", destacó Neuman.

Hablar solos es una especie de road movie en la que padre e hijo salen a la carretera juntos por primera -y quizás última vez- mientras la madre toma la palabra y emprende por sí misma una segunda exploración, incluso más arriesgada, siempre con el tema de la muerte sobrevolando la trama.

El escritor se abocó a escribir esta novela tras las sensaciones que experimentó al cuidar a su madre, que estuvo enferma y murió muy joven. "Me impresionó lo largo que es el después y cómo quedan afectados tus recuerdos luego de la muerte de un ser querido", explica.

La presentación oficial de la novela en Buenos Aires será mañana. Todavía no hay fechas oficiales para el resto de Latinoámerica, pero está previsto que Hablar solos se edite en noviembre en Colombia y México, mientras que la presentación en España sería el mes que viene.

Hijo de músicos, Neuman nació en 1977 en Buenos Aires y vivió toda su infancia en el barrio porteño de San Telmo, pero a los catorce años emigró con toda su familia a Granada, donde reside en la actualidad. Cuando llegó a Granada, se dio cuenta de que su nueva ciudad poco tenía que ver con la anterior y no se sintió a gusto; pero con el tiempo fue aprendiendo a quererla y hoy son amigos entrañables. "Ir a Granada supuso un gran cambio, porque no solo empecé a vivir en otro continente, sino que también cambié mi modo de vida; Buenos Aires es una capital enorme e hiperquinética y Granada una ciudad pequeña, que es muy linda, pero tiene otro ritmo de vida en el cual me siento muy a gusto porque me da mucha paz para escribir".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios