Los Aslándticos: más viejos y más músicos, pero como el 'primer día'

  • La banda cordobesa retoma esta noche la gira de presentación de su segundo disco con un concierto en la sala Planta Baja "alejado de clichés y sin ataduras"

Su segundo disco lleva pocos meses en la calle, pero ninguno de los miembros de Los Aslándticos se imaginan ya haciendo otra cosa que no sea música. Con las pilas "más que cargadas", la banda cordobesa retoma esta noche con un concierto en la sala Planta Baja la gira de presentación de Mi primer día (Maldito Records 09), un disco con el que se han metido en tareas de productores, diseñadores y distribuidores y que rebosa optimismo y vitalidad.

"No sólo llegamos a Granada con la emoción del disco nuevo, sino que es como un nuevo inicio, así que vamos con el doble de ganas. Pretendemos darlo todo en el concierto y las expectativas son buenas. Siempre hemos querido expresarnos de una forma honesta, así que con este segundo álbum la idea era seguir liándola... Somos muy inquietos, queremos no parar de hacer cosas, ir subiendo pasito a pasito y llegar cada vez a más público. Lo más bonito de esto es poder subir al escenario y contarle cosas a la gente", cuenta Juan Manuel Bueno, cantante de la banda.

Mi primer día es una auténtica inyección de alegría en la que la fusión de ritmos soul, salsa, hip-hop y funk que siempre han llevado por montera bajo el nombre de fullería adquiere una nueva dimensión: "Estamos muy orgullosos de la evolución que hemos tenido como músicos y de no habernos estancado en el estilo que se supone que hacemos ni en el cliché del mestizaje. Nos sentimos muy libres musicalmente, sin ataduras, y en este disco seguimos siendo los mismos pero sin miedo al cambio ni a hacer cosas diferentes. Los Aslándticos es una banda muy viva que tiene ganas de seguir innovando y creando".

Y es que, precisamente, el lado emocional es el predominante en este último trabajo que engloba todo lo bueno que desean a la gente y con el que buscan "echarle una manilla a quien le haga falta". "A nosotros siempre nos ha gustado que las letras tengan contenido y, a la vez, no nos gusta ser panfletarios. Hay que buscar una manera que sea amena al oído de decir y aportar algo. Ahora la manera de criticar o expresar el contenido ha evolucionado y se habla de otra manera, se toca más el punto emocional", añade.

Con una puesta en escena que dejará un lugar importante a la improvisación y que "dependerá en parte del diálogo que se establezca con el público", el concierto de esta noche servirá a la banda para tomarle el pulso a los escenarios, ya que tras su paso por Granada les queda una gira repleta de fechas y de oportunidades de "dar conciertos bien grandes y bien gordos".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios