PUBLICACIÓN Los personajes del Antiguo Testamento a través de una visión irónica

La Biblia desenfadada

  • Un libro recrea en clave de humor diversos pasajes 'escabrosos' de las sagradas escrituras

Es un libro sagrado, no es el Super Mortadelo. Pero, amparándose en las palabras de Benedicto XVI -"Dios posee un agudo sentido del humor"-, el escritor Casimiro García acaba de publicar El humor en la Biblia (Editorial Arcopress). Con ironía, hace un repaso por ciertos pasajes bíblicos para mostrar, entre otras cosas, al primer playboy de la historia, el patriarca Jacob. El libro no pretende plantear un debate teológico, simplemente mostrar una mirada desenfadada del Antiguo Testamento.

regateo en sodoma

Se acercó entonces Abraham y le dijo: "¿Es cierto que vas a exterminar al justo junto con el malvado? Tal vez haya cincuenta justos dentro de la ciudad: ¿es cierto que vas a acabar con todos y no perdonar el lugar en atención a esos cincuenta justos? ¡Tú no vas a hacer algo semejante, permitir que el bueno sea tratado igual que el malvado! ¿O es que el juez de toda la tierra no aceptará lo que es justo?" Yahvé le dijo: "Si encuentro en Sodoma cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré a todo el lugar en atención a ellos". Abraham volvió a hablar: "Sé que a lo mejor es un atrevimiento hablar a mi Señor, yo que soy polvo y ceniza, pero si faltan cinco justos para llegar a los cincuenta, ¿destruirás la ciudad por esos cinco que faltan?" Yahvé respondió: "No habrá destrucción si encuentro allí cuarenta y cinco hombres justos". Abraham insistió: "Pero a lo mejor se encuentran allí sólo cuarenta justos". Yahvé contestó: "En atención a esos cuarenta, no lo haré". Abraham continuó todavía: "No se enoje mi Señor si sigo hablando, pero tal vez no se encuentren más que treinta justos". Yahvé contestó: "No lo haré si encuentro allí treinta justos". Abraham insistió: "Sé que es una osadía por mi parte hablar así a mi Señor; pero, ¿y si se encuentran allí solamente veinte justos?". Yahvé contestó: "No destruiré el lugar, en atención a esos veinte". Abraham dijo: "Vaya, no se enoje mi Señor, y hablaré por última vez. Puede ser que se encuentren allí sólo diez". Yahvé dijo: "En atención a esos diez, no destruiré la ciudad".

Abraham y su mujer

Estando ya próximo a entrar en Egipto, dijo a su mujer Saray: "Mira, yo sé que eres mujer hermosa. En cuanto te vean los egipcios, dirán: 'Es su mujer', y me matarán a mí, y a ti te dejarán viva. Afirma, por favor, que eres mi hermana, a fin de que me vaya bien por causa tuya, y viva yo en gracia a ti". Efectivamente cuando Abraham entró en Egipto, vieron los egipcios que la mujer era muy hermosa. Viéronla los oficiales de Faraón, los cuales se la ponderaron, y la mujer fue llevada al palacio de Faraón. Éste trató bien por causa de ella a Abraham, que tuvo ovejas, vacas, asnos, siervos, siervas, asnas y camellos. Pero el Señor hirió a Faraón y a su casa con grandes plagas por lo de Saray, la mujer de Abraham. Entonces Faraón llamó a Abraham, y le dijo: "¿Qué es lo que has hecho conmigo? ¿Por qué no me avisaste de que era tu mujer? ¿Por qué dijiste 'es mi hermana', de manera que yo la tomé por mujer? Ahora, pues, he ahí a tu mujer: toma y vete".

jacob el 'seductor'

Labán tenía dos hijas: el nombre de la mayor era Lea, y el nombre de la menor, Raquel. Y los ojos de Lea eran delicados, pero Raquel era de lindo semblante y de hermoso parecer. Y Jacob amó a Raquel, y dijo: "Yo te serviré siete años por Raquel tu hija menor". Y Labán respondió: "Mejor es que te la dé a ti, y no que la dé a otro hombre; quédate conmigo". Así sirvió Jacob por Raquel siete años; y le parecieron como pocos días, porque la amaba. Entonces dijo Jacob a Labán: "Dame mi mujer, porque mi tiempo se ha cumplido, para unirme a ella". Entonces Labán juntó a todos los varones de aquel lugar, e hizo banquete. Y sucedió que a la noche tomó a Lea su hija, y se la trajo; y él (Jacob) se llegó a ella. Venida la mañana, he aquí que era Lea; y Jacob dijo a Labán: "¿Qué es esto que me has hecho? ¿No te he servido por Raquel? ¿Por qué, pues, me has engañado?" Y Labán respondió: "No se hace así en nuestro lugar, que se dé la menor antes de la mayor. Cumple la semana de ésta, y se te dará también la otra, por el servicio que hagas conmigo otros siete años". E hizo Jacob así, y cumplió la semana de aquélla; y él le dio a Raquel su hija por mujer.

juramento hebreo

Y dijo Abraham a un criado suyo, el más viejo de su casa, que era el que gobernaba en todo lo que tenía: "Pon ahora tu mano debajo de mi muslo y te juramentaré por Yahvé, Dios de los cielos y Dios de la tierra, que no has de tomar mujer para mi hijo de las hijas de los Cananeos, entre los cuales yo habito, sino que irás á mi tierra y á mi parentela, y tomarás mujer para mi hijo Isaac" (...) Entonces el criado puso su mano debajo del muslo de Abraham su señor, y juróle sobre este negocio.

será por alas

Unos serafines estaban de pie por encima de él. Cada uno tenía seis alas: con dos se cubrían el rostro, y con dos se cubrían los pies, y con dos volaban.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios