Carmen Maura no quiere volver con Almodóvar

  • La actriz interpreta a una criada española en 'Las chicas de la 6ª planta'

Carmen Maura, probablemente la única actriz del mundo que no quiere trabajar con Pedro Almodóvar, presentó ayer en Madrid su última película, la comedia francesa Las chicas de la 6ª planta. "Es que no me parece práctico querer algo que quiere todo el mundo", dice la actriz. "No me da ninguna pena no haber trabajado con Almodóvar" en su última producción Los amantes pasajeros, asegura, y afirma que "no es verdad" que extrañe al realizador manchego. "Yo -zanja- he trabajado mucho con él, he hecho personajes maravillosos y tengo suficiente".

Además, apunta, "mi próxima película es con Alex de la Iglesia, al que adoro y me da muchísimo mejor rollo, y ya hice Volver, que me parece muy bien (haberlo hecho), pero ya tuve bastante".

La célebre actriz, que cumplirá en septiembre 67 años, consiguió su primer César (el equivalente francés a los Goya españoles) con Concepción, un criada española en Francia secundaria de lujo en Las chicas de la 6ª planta, todo un modelo de reflexión y convivencia. "Soy como la abuela de las chicas, la que más tiempo lleva allí. Fue una gozada rodar con tantas españolas", explica Maura.

Su experiencia al rodar esta película, dirigida por Philipe Le Guay, fue de "mucha ternura. Yo he conocido a muchos franceses que han sido criados por chachas españolas que, por cierto, son mucho más limpias que las francesas, hoy también ¿eh?", dice con sonrisa pícara.

Y hubo gente que lloró al ver la película, añade, antes de manifestar "todo su respeto" por "una cinta como ésta, un poquito folclórica", pero que "ha dado muchísismo dinero", en concreto, unos 15 millones de euros solo en Francia.

La madrileña, que reside temporadas en París y ha sido condecorada con la más alta distinción de la ciudad, se queja de que hayan doblado la cinta (rodada en español y francés) y se radicaliza al hablar de la crisis económica: "Ya no leo los periódicos, me agobio cuando veo cosas de dinero, porque quien más quien menos tiene gente alrededor pasándolas putas", dice la actriz con toda naturalidad, antes de afirmar: "Yo detesto a los banqueros". "Y lo que más me asquea -añade- es la cantidad de ladrones que han salido, y de todas partes, eso es impresionante. Aunque a lo mejor si alguna ventaja tiene esto es que algunos mangantes desaparezcan. Siempre detesté a los bancos, pero ahora les tengo verdadera fobia".

Maura ha protagonizado cintas muy premiadas, como Ay, Carmela!, de Carlos Saura; La comunidad, de Alex de la Iglesia; Mujeres al borde de un ataque de nervios, de Pedro Almodóvar, o Volver, con la que ganó "ex aequo" con el resto del reparto el premio del Festival de Cannes a la mejor interpretación femenina.

Las chicas de la 6ª planta está ambientada en el París de los años sesenta, mientras España vive la dictadura del general Franco, donde ha recalado un grupo de mujeres que trabajan como criadas en casas de "buena familia". La última en llegar, María (Natalia Verbeke), es una joven alegre a pesar de su drama personal que consigue encandilar a todo el mundo, pero sobre todo, a su jefe (Fabrice Luchini) que descubre en el buen talante de las españolas, y en la sonrisa de María, un nuevo modo de libertad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios