'Chico y Rita', la fantasía animada de Javier Mariscal y Fernando Trueba

  • La música es elemento esencial de este filme que ganó en Goya de Animación

Parecen dos niños con zapatos nuevos, un par de suertudos a los que les hubiera tocado la lotería, pero Fernando Trueba y Javier Mariscal no son sino los orgullosos creadores de Chico y Rita, un filme que el próximo viernes hace su puesta de largo en las salas cinematográficas.

"Era uno de nuestros sueños: hacer una película cubana, sobre la cultura y la música cubanas, y encima sobre un momento tan excepcional como los años cuarenta, cuando las orquestas y ritmos cubanos están inundando las salas de fiesta de todo el mundo", explicó Mariscal.

El nacimiento de Chico y Rita se retrotrae a 2004, cuando diseñador y cineasta encontraron un camino para expresar su amor por la isla caribeña: "A los dos nos encanta La Habana y, de hecho, habíamos viajado juntos en alguna ocasión. Enseguida surgió la idea de contar esta historia de amor", señaló Mariscal.

"Lo cierto es que llevábamos tiempo con la idea de hacer algo juntos, así que inmediatamente se nos ocurrieron muchas ideas: La Habana, la música, Bebo (Valdés), Nueva York... Luego, claro, hay que escribir un guión y trabajar durante siete años para hacer esta película", añadió Trueba.

Ganadora del premio Goya al mejor filme de animación, Chico y Rita supone el debut de Trueba en este género cinematográfico: "Cualquier película te lleva mucho tiempo, y una de dibujos todavía más. Hay que armarse de paciencia, porque a veces tienes que esperar muchos días para ver un simple plano acabado".

El ilustrador, por su parte, nunca se había enfrentado a un largometraje animado: "Me he metido en este proyecto porque conozco a Fernando y sé que todo fluye cuando estás a su lado. Te lleva adonde él quiere. Es tan generoso que, en ocasiones, piensas que eres tú quien conduce la nave. Es un maestro".

El filme narra la historia del pianista Chico y la cantante Rita, dos personalidades volcánicas que protagonizan una destructiva relación sentimental. "Es como un bolero, con esa estructura en la que cabe el amor, el desgarro, el desengaño, el regreso...", expuso Trueba.

La comparación no es baladí, ya que la música juega un papel decisivo en el desarrollo de la trama. "Forma parte de la historia de un modo muy íntimo. El cincuenta por ciento son canciones de Bebo, pero también hay piezas de Cole Porter, Charlie Parker, Dizzy Gillespie o Chano Pozo", enumeró el director.

Ya se conocía la afición de Trueba por los ritmos caribeños, pero dicha pasión resultaba desconocida en Mariscal: "La música cubana me ha gustado toda mi vida. Con el tiempo descubres su fantástica variedad, capaz de mezclar las bandurrias de Navarra con los tambores africanos", analizó Mariscal con entusiasmo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios