Creación sin -ismos en la Academia

  • La Academia de Bellas Artes muestra 46 obras de las sesenta que se han presentado al IX Concurso de Dibujo y que ha premiado "la metáfora urbana" del artista Guillermo Adolfo Pérez

Hay una palabra que da sentido a la Academia de Bellas Artes de Granada. Un sustantivo que debe vivir "por encima de cualquier -ismo: la creación". El IX Concurso de Dibujo de la institución promueve un año más una disciplina imprescindible para el dominio de las artes plásticas, algo que el público puede apreciar en la exposición que ayer inauguró el Centro Cultural Gran Capitán con una selección de 46 trabajos.

El director de la Academia, José García Román, subraya que para que la creación respire libre e individualmente, ajena a los gustos o las modas mayoritarias, es fundamental la técnica: "El dibujo es el origen de nuestra Academia y tenemos que llamar la atención de que por encima de las vanguardias, por encima de la modernidad o de la historia, por encima de todo, tiene que haber un principio, unos cimientos".

Ésa es una de las claves que ha guiado al jurado del concurso, presidido por García Román, que premió a Guillermo Adolfo Pérez por su obra Sin título, con el lema Vorace Alexander, y donde resultó finalista Paco Lagarga, por Rostro de lágrimas, entre un total de 67 obras que se presentaron.

La obra ganadora es "un cosmos de fantasía increíble", explica el director de la Academia de Bellas Artes. Una metáfora de un paisaje nocturno que ofrece nuevas pistas artísticas y donde su autor sintetiza, en un equilibrio absoluto, modernidad y técnica.

La mayor dificultad ha sido, como todos los años, discernir entre pintura y dibujo puesto que, argumenta García Román, muchas veces la frontera entre ambas disciplinas no es clara. En ellos se dan a partes iguales estilos más clásicos, como el del finalista y su Rostro de lágrimas, o trazos que lindan con la modernidad, como es el caso de la obra ganadora.

En unos y otros, sin embargo, destaca la libertad creadora, una cualidad que García Román considera fundamental. "En toda obra de arte, ya sea pintura, dibujo, escultura, música... debe haber un acto de rebeldía".

Hay libertad también en la temática. Hay ciudades en penumbra, lágrimas mezcladas con rimmel, paraísos extraños, Van Goghs mirando fijamente, sonidos del aire...

Explica el director que este año parece que la crisis también ha llegado a este concurso, puesto que si en ediciones anteriores el número de obras presentadas han superado el centenar, en esta ocasión sólo se han recibido sesenta obras. Aun así, ha debido 'enfrentarse' a la calidad de todas ellas un jurado formado por García Román (que ejerce como presidente) y los académicos Jesús Conde Ayala, Domingo Sánchez-Mesa, Juan Antonio Corredor Martínez, Cayetano Aníbal, José Antonio Castro, Joaquín Casado y, como secretario, Francisco González Pastor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios