Crisol de culturas en el Hospital Real

Espectáculo: 'La música en tiempos de la expulsión de los moriscos IV'. Obras: Canciones de los siglos XI y XVI extraídas de cancioneros renacentistas, del repertorio tradicional sefardí y de la música andalusí. Solista: Rachid Ben Abdelsam (contratenor). Lugar: Hospital Real. Fecha: 05 de julio de 2009.

El cuarto concierto del ciclo La música en tiempos de la expulsión de los moriscos se podría definir como un encuentro de culturas a través de la música. El grupo instrumental Lachrimae Consort París ofreció ayer a través de la música una amplia visión de lo que pudo ser el crisol de culturas de la península ibérica en los albores del siglo XVI.

El Lachrimae Consort París es un conjunto formado por músicos solistas que explora la capacidad expresiva de la música a través de la diversidad de timbres y estilos. Fundado por Philippe Foulon en 1994 con el fin de poner música a películas como La hija de d'Artagnan o La tabla de Flandes, en los últimos años se ha especializado en lo que se viene llamando "músicas del Mediterráneo". De este modo, utiliza el sonido como lugar de encuentro para diferentes tradiciones, como la sefardí o la andalusí, que han perdurado durante siglos en diferentes localizaciones del Mediterráneo del sur. Por otra parte, incorporan elementos historicistas emanados del estudio musicológico de las fuentes antiguas.

El resultado de este crisol de culturas se plasmó en un programa marcado por la diversidad. Desde música de vihuela hispana o danzas napolitanas hasta cantos sefardíes o poesía del antiguo Al-Andalus, los integrantes del Lachrimae Consort París nos transportaron durante una hora y media a otra época. Hay que destacar el papel que ha desempeñado el contratenor de origen marroquí Rachid Ben Abdelsam, encargado de devolver a la vida el bello repertorio lírico que Philippe Foulon y su consort habían seleccionado. La voz de Abdelsam, timbrada y melodiosa, resultaba muy apropiada para este tipo de música, en la que el cantante debe realizar inflexiones melódicas muy sutiles que, a menudo, no se encuentran escritas en las partituras. A caballo entre la recreación y la interpretación histórica, Rachid Ben Abdelsam demostró su maestría a la hora de cantar temas anónimos como Amchi ya Rassoul, Ya man lahou, Una matica de ruda o Porqué llorax. Al mismo tiempo, su ductilidad y musicalidad le permitieron afrontar sin dificultad canciones procedentes de los cancioneros del siglo XVI, regalándonos una hermosa versión de Las tres morillas del Cancionero del Duque de Calabria, o de la canción de Lope de Baena Todos duermen, coraçon recogida en el Cancionero de Palacio. Intercaladas entre las intervenciones de Abdelsam se interpretaron varias versiones instrumentales de temas que fueron igualmente famosos en su escritura vocal, como Adieu mes amours de Francisco Guerrero o Nunca mucho costó poco de Giaches de Wert. Particularmente amena y del agrado del público fue La Spagnoletta que ha interpretó el Lachrimae Consort París, con acompañamiento de castañuelas. La prolongada ovación del público obligó al conjunto a dar una propina, interpretando nuevamente junto a Rachid Ben Abdelsam una canción tradicional sefardí.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios