Dimiten tres asesores del Guerrero

  • Juan Manuel Bonet, María de Corral y Eduardo Quesada Dorador acusan a la Diputación de "liquidar" el centro

Juan Manuel Bonet, María de Corral y Eduardo Quesada Dorador, miembros de la comisión asesora del Centro José Guerrero, han presentado su dimisión a la Diputación de Granada, "de la que han criticado su empeño en liquidar" el museo que en los últimos diez años ha albergado el legado del pintor granadino y que lo abandonará previsiblemente en las próximas semanas. En una carta abierta al presidente de la Diputación, Antonio Martínez Caler, los hasta ahora asesores entienden que "ya no existe" la comisión de la que formaron parte desde un principio, por nombramiento de la institución provincial, a la que expresan su "gratitud" por la confianza depositada en su trabajo.

No obstante, deploran su "empeño" en liquidar el Centro José Guerrero, "compartido en los últimos años" por la diputada de Cultura, María Asunción Pérez Cotarelo, y su director de área, Jorge López López. Según señalan, tratándose del único centro de sus características de la provincia de Granada, "relevante más allá de sus fronteras", ese "empeño en liquidarlo" resulta "llamativo".  Asimismo, se refieren a la intención de la Diputación de poner en marcha una Fundación de Arte Contemporáneo, que fue el desencadenante de la ruptura de las negociaciones entre la administración provincial y la familia del pintor, que, según apuntan, "implica la conversión del centro en un organismo sin una nítida definición técnica o científica, abierto a la posible promoción de personas sin mayor mérito conocido o reconocido que ser amigos o compañeros de militancia, resulta tristemente explicable". "A la vez, pone de manifiesto lo inverosímil de su pretensión de estar defendiendo el interés público frente a la familia Guerrero, que, según ustedes, estaría defendiendo el interés privado, siendo evidentemente lo contrario. Todo en un conflicto creado exclusivamente por ustedes", critican en su escrito.

Para los hasta ahora asesores, es "evidente" que, si la familia Guerrero buscara o defendiera intereses privados, habría declinado la propuesta de crear el Centro José Guerrero que le hizo en su día la Diputación de Granada, y habría vendido las obras que había heredado, "asegurando su bienestar material por generaciones". "Por supuesto, las habría vendido con todo el derecho del mundo, que es el mismo que tiene a defender su interés privado, lo que, sin embargo, no ha hecho. En lugar de eso, cedió esas obras para su disfrute público, y estaba dispuesta a ceder más, pero sólo para un centro regido por el Documento de Buenas Prácticas en Museos y Centros de Arte Contemporáneo del Ministerio de Cultura, no para un confuso organismo sin ninguna garantía de funcionamiento basada en ningún antecedente objetivo", mantienen.

Para Juan Manuel Bonet, María de Corral y Eduardo Quesada Dorador, la familia Guerrero ha recibido un "sinfín de desconsideraciones, impertinencias y calumnias, que hirieron en lo más hondo a la hija del pintor, Lisa, en sus últimos meses de vida, y que culminan ahora, por parte de la señora Pérez Cotarelo, con invocaciones a su gran amistad con ella, y a un José Guerrero revolviéndose en su tumba contra su familia y a favor de ustedes en el conflicto creado por ustedes mismos". "Como personas que conocimos, admiramos y quisimos al pintor y a su hija, no podemos dejar de reprobar tales maneras, como reprobamos el mal trato que ha recibido por parte de ustedes la directora del centro, Yolanda Romero, excelente profesional, como tal valorada dentro y fuera de España, tanto por sus colegas, como por los artistas", agregan.

Los asesores censuran además que no se les haya pedido su opinión en ningún momento, y censuran que los responsables de la Diputación "hayan logrado su objetivo de liquidar el centro, imponiendo su voluntad contra cuantas personas se toman en serio el arte en Granada y fuera de ella". "Gracias a ustedes, la provincia de Granada está en el trance de perder para siempre las obras de Guerrero que ya tenía y las que sin duda habría tenido de observar ustedes un comportamiento normal, además de perder el centro con sus diferentes actividades. En arte, gracias a ustedes, Granada está a punto de pesar menos, de ser menos, sin beneficiarse en nada en ningún otro aspecto", apuntan.

Por último, lamentan que hasta ahora no se hayan lanzado al rescate del centro otras instituciones o entidades, "habiendo un bien público tan gravemente amenazado". "En la generosidad de la familia Guerrero, en que será la misma si llegan esos momentos, tenemos plena confianza", concluyen en el documento remitido. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios