La Diputación afirma que se ha acabado el "despelote" en la Fundación Saramago

  • El nuevo gerente de la institución necesitará la autorización del Comité Ejecutivo para disponer de cualquier partida superior a 3.000 euros · López Ródenas cree que todo forma parte de una "encerrona de Torrente"

"Ya se ha acabado el descontrol y el despelote en la Fundación Saramago". Con esas palabras y así de contundente anunció ayer el portavoz del equipo de gobierno de la Diputación Provincial de Granada, José Torrente, las nuevas medidas que se fijaron el pasado jueves tras la reunión de los patronos de la fundación de Castril y en la que, entre otros términos, se acordó el cese del hasta entonces gerente, Juan José López Ródenas, y el nuevo nombramiento en el cargo del concejal de Innovación y Tecnología del Ayuntamiento de la localidad, Andrés López.

Torrente acusó insistentemente a López Ródenas del "daño" que ha hecho a la Fundación que lleva el nombre del escritor portugués con unas "cuentas oscuras" y expresó su desconformidad por la ausencia del ex alcalde de la reunión del pasado jueves de la institución de la que aún era gerente. "Quien ha hecho más daño a Saramago es quien no se ha responsabilizado de sus actos y ha escogido el camino de la huida. Ródenas ha usado el centro como catapulta de su imagen personal y nunca se ha preocupado por dar números ni presentar las cuentas", denunció Torrente, y anunció que a partir de ahora el Consejo Rector limita el acceso a fondos económicos del gerente, que necesitará autorización del Comité Ejecutivo para disponer de cualquier partida superior a 3.000 euros.

"Se trata de tener las cuentas claras y seguiremos hasta el fondo para demostrar en qué se ha gastado cada euro de la fundación. Nuestros fines son la claridad, la trasparencia y las cuentas claras", señaló Torrente, quien explicó que al montante total de la deuda -los conocidos 4.800 euros por el ágape de la boda y 18.000 euros en concepto de gasolina y de gastos en un diario regional- hay que sumar una nueva factura de 2.199 euros fechada el 27 de abril de 2005 por el alquiler de un piano de cola y una batería durante tres días en el Hospital Real.

Por su parte, López Ródenas aseguró ayer a este diario que su ausencia de la reunión del pasado jueves se debió a lo "raro" de su convocatoria, para la que no se le tuvo en cuenta en ningún momento como gerente, así como a la ausencia entre la orden del día de la petición de Pilar del Río, viuda de Saramago, de abandonar la fundación como patrona.

"Todo esto es una encerrona de Torrente para desprestigiar mi figura y el trabajo que he realizado todo este tiempo en la Fundación", insistió López Ródenas, quien recordó que los problemas de liquidez del centro "no es nada nuevo" y que en repetidas ocasiones había advertido de las dificultades económicas que atravesaba debido a los retrasos y el impago de las subvenciones, entre ellas los 60.000 euros anuales que la Universidad de Granada había fijado aportar en los estatutos de la Fundación.

"Durante los últimos ocho meses no me han dejado entrar en el centro y lo único que se ha hecho es pegar patadas a las puertas e instalar la sede del coro rociero en la Fundación", aseveró el ex gerente, quien considera que ningunear la decisión comunicada por Pilar del Río de dejar de formar parte de la fundación es "una absoluta falta de respeto".

2.199

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios