Doblas y Pianobomba insisten en sus cruzadas

Son dos músicos muy diferentes pero tienen algo en común. Tras una larga trayectoria, cada uno explorando sus propios territorios musicales, ambos parecen estar viviendo una segunda juventud, una revitalización que les ha hecho entregarse al trabajo que saben hacer casi de manera compulsiva. Hablamos por un lado de Doblas, el proyecto en solitario del pionero Ángel Doblas, y por otro de Pianobomba, el grupo tras el que se parapeta el igualmente inquieto Isaac Aguilera.

Doblas, fundador de TNT en 1978, el primer punk rocker que tuvimos, e ilustre miembro de algunas de las más importantes bandas de la tierra, defiende ahora sus discos en solitario, Los Días Van Pasando (Kasba Records, 2014) y Maldita Flor (Autoeditado, 2015) con la pasión de cuando empezó en la música, y sin mirar atrás, como un debutante que no tuviera nada que reclamar.

Con esa actitud ha presentado su trabajo igual en el Teatro CajaGranada que en Planta Baja; lo mismo en el Pub Zeppelin de La Zubia que en la sala Prince, donde subirá al escenario esta noche a partir de las diez.

Por su parte a Pianobomba los hemos traído a estas páginas más de una vez últimamente. Hace bien poco presentaron su disco La Hamburguesa Cajuna (Canciones Para Animales Perdidos, 2016) en La Tertulia y en el Alexis Viernes de Santa Fe. Esta noche repiten en La Sala, a las once, con su mezcla de rock, groove, blues, electrónica y pop psicodélico. En su propuesta las melodías de apariencia sencilla son un acercamiento, como sugiere el título, al sonido cajún, la música de los negros de habla francesa del estado de Luisiana, desde una visión personal, en la que adquieren especial protagonismo el violín y el acordeón para pintar ese paisaje sonoro fronterizo que se funde con el blues.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios