Elefantes dan el paso en la pintura de Luzón Toro

  • El estudio de las texturas inspira la obra de la artista granadinaque lleva a una sala de Salobreña

Comentarios 1

La pasión por las texturas en la pintura llevó a la joven artista Carolina Luzón Toro a estudiar la anatomía de los elefantes, por ser un animal que goza de una piel y una expresividad rica para el dibujo. Con su investigación descubrió que guarda mucha más relación de la que pensaba. Licenciada en Bellas Artes, la granadina participa en una exposición colectiva de jóvenes artistas que han unido sus trabajos para exhibirlos en el municipio de Salobreña.

La Escuela de Arte Centar acoge hasta finales de mes una muestra que integran más de una veintena de piezas, entre las que se encuentran dibujos, acuarelas, pinturas sobre lienzos, collage y una instalación. Amigos y de una misma generación de artistas: Jorge Lupión, Guadalupe Sánchez Peñafiel, Jelu Sánchez Jiménez, Pilar Criado, Enrico Pitoni, Pastora Rüecker, Raxida, Larisa Ischenko, Manuel Barros, Julia Sánchez-Montes, Neno Tisi, Jesús Díaz y Carolina Luzón comparten una sala donde no sólo les une la exposición sino su dedicación a esta disciplina.

La figuración, la abstracción, y el realismo están presentes en la colectiva y una muestra de ello es el trabajo de Luzón, que lleva dos piezas de gran formato en las que retrata al elefante en su estado más puro. Después de finalizar sus estudios en Comunicación Audiovisual en Roma, confiesa haber colmado su etapa de pintora dedicada al dibujo del mamífero. Su viaje se ha convertido en el último paso del gran elefante que ha logrado inspirar a la autora durante más de una década. A lo largo de los años ha ahondado en el carácter, la actitud, la expresión y la forma de vida del animal para darse cuenta que entre ellos dos existe una "simbiosis".

"El trabajo surgió cuando comencé a buscar material que me inspirara", confiesa Luzón. "Después de ver un documental, me llamó la atención su piel". Y fue la textura, el juego que le proporciona en la pintura. A raíz de este momento conecta y toma consciencia de la que unión que guarda el ser humano con los elefantes: su vida en manada, su consciencia de la muerte y posterior drama; el respeto a los mayores y a lo que le rodea. Al igual que el hombre, tiene un comportamiento reacio que se rebela por la no aceptación de la muerte. Uno de los aspectos en los que la artista encuentra un paralelismo es en el matriarcado, como en el que encuentra en su familia: "Somos tres hermanas y estamos muy unidas", dice. Éste es uno de los conceptos que ha trasladado a su pintura junto al de la soledad, que está más ligado al papel del macho en la manada.

La artista busca romper los formatos tradicionales y descubrir ante ella un panorama que despliega en sus protagonistas, los elefantes. Con ellos ha jugado y situado sobre el papel caprichosamente, logrando una variedad en sus composiciones: "Lo he multiplicado, dividido y mirado desde arriba y desde abajo". En sus cuadros aparece la figura entera o fragmentos de la misma a visión de detalle. De esta manera pretende darle fuerza o delicadeza. "La fuerza con la que arrancan los árboles o la delicadeza y sencillez con las que agarran a las crías con las trompas", dice.

Las tonalidades que emplea Luzón en sus creaciones las extrae de la paleta de colores de la tierra: los cobres, grises, marrones y amarillos. Para conseguirlo se sirve de materiales como el óleo y los acrílicos que vuelca sobre lienzos y un papel denominado piel de elefante.

Para culminar la serie ha realizado un cortometraje y una colección fotográfica en la que da por finalizado su estudio. A partir de este momento tiene en proyecto dedicarse a la fotografía y salir en busca de nuevos parámetros.

Con participación en exposiciones individuales y colectivas desde 1993, en Madrid, Barcelona, Málaga, Granada, Aranjuez y Badajoz, Carolina ha desarrollado una carrera artística en la que ha practicado la litografía, la linotipia, la pintura e incluso la dramaturgia. Como reconocimiento de su trabajo ha recibido numerosos galardones, entre ellos, el más destacado es el primer premio en el X Certamen Nacional de Dibujo Gregorio Prieto de Ciudad Real en el año 2000: "El más importante a nivel nacional que me ha dado a conocer en las galerías".

Ángel Sedano. Iglesia del Salvador. Hasta el 11 de mayo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios