Elogio del degüello

Acción, EEUU, 2009, 90 min. Dirección: James McTiegue. Guión: M. Sand, J. M. Straczynski. Intérpretes: Rain, Naomie Harris, Rick Yune. Cinema 2000, Kinépolis.

El cine de artes marciales lleva varias décadas buscando sucesores para el trono que dejara vacante el malogrado Bruce Lee. Si Jackie Chan fue la apuesta saltarina, ligera e inofensiva y Jet Li el encargado de poner cara de palo al asunto místico de la patada en el aire, le toca ahora el turno al popstar coreano Rain, adonis metrosexual con aspecto de modelo de ropa interior al que los hermanos Wachowski y Joel Silver, productores ejecutivos y avalistas de esta cinta, pretenden lanzar al mercado internacional en una nueva franquicia espectacular y sanguinolenta.

Fiel a los primarios esquemas argumentales del subgénero ninja, la cinta especula con la existencia de un expeditivo grupo de soldados entrenados para atentar contra políticos internacionales. Uno de ellos, Raizo (Rain), será la oveja negra, rebelde y descarriada que desafíe al clan en venganza por el asesinato de su amiga de juventud.

Con más argumento y trama de lo debido, convenientemente aclarado a través de flash-backs y diálogos explicativos de primero de guión, Ninja Assassin se lanza así a una batalla a tres bandas entre el grupo de ninjas enmascarados, nuestro atlético y sigiloso héroe y la mismísima Interpol con mujer policía al frente, batalla que nos depara los habituales momentos de acción y espectáculo pirotécnico, más gore que de costumbre, coreografiado al más puro estilo Matrix, y en el que, como está mandado, se desafían todas las normas básicas de la credibilidad y el sentido común. James McTiegue (V de Vendetta) opta por la efectividad del montaje antes que por la sofisticación de la puesta en escena, y se reserva para el final un par de largas secuencias de luchas, degüellos y sangre a borbotones que harán las delicias de los incondicionales del género. No busquen más que no hay.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios