Els Joglars vuelve con 'Vip', una sátira contra la sobreprotección de los niños

  • La compañía catalana presenta en el Isabel la Católica su segundo montaje dirigido por Ramon Fontserè tras la salida de Boadella

Els Joglars, con su forma tan particular de hacer teatro, llega este fin de semana al Teatro Isabel la Católica con su montaje VIP, dirigido por Ramón Fontseré. Una obra sobre la infancia, la forma actual de educar, dominada por la sobreprotección y la abundancia de todo, de forma que el niño acaba convirtiéndose en un "vip" -very important person- desde el momento mismo de su concepción.

Fontseré, Pilar Sáenz, Xavi Sais, Dolors Tuneu y Xevi Vilá interpretan a una treintena de personajes que igual eran niños que adultos, rápidamente identificables estos últimos. Sobre un texto de Ramón Fontserè y Martina Cabanas, que también dirigen la obra, los cinco actores del elenco, incluido el propio Fontserè en el papel protagonista, tejen una serie de episodios cómicos pero donde hay un mensaje crítico.

En el caso de VIP hay un lenguaje propio, una liturgia escénica que permite unir la acción por asociación de sentimientos. La primera escena ya marca mucho cómo va a ser la obra y el público va haciendo el cuerpo a las situaciones que se van desarrollando sobre el escenario.

El título de la obra, VIP, sugiere la intención irónica de sus creadores. Los niños han alcanzado un estatus privilegiado que los convierte en tiranos, muchas veces insufribles. Tiranos para los padres, tiranos para la familia, tiranos en la escuela, tiranos en su entorno. En clave humorística, Els Joglars advierten del riesgo y lo hacen con sus habituales recursos mímicos y escénicos en torno a un guión sencillo. En Roquetas el público pudo disfrutar de un montaje dinámico.

Una escenografía muy sencilla alberga esta comedia al más puro estilo Els Joglars. Hay mucha ironía y sarcasmo en unos personajes que muestran la realidad que se vive día a día en la sociedad cuando se maleduca a los niños.

La dramaturgia y el texto de VIP corren a cargo de Ramón Fontserè y Martina Cabanas. La extensa galería de personajes es tan creíble como esperpéntica gracias a la profesionalidad y la experiencia sobre las tablas de cinco grandes actores.

Todos saben utilizar los más variados recursos dramáticos para hacer aún más hilarantes las diversas situaciones que se plantean en la obra y que van desde la preparación al parto, el nacimiento del bebé, su "institucionalización" en la escuela y en sus primeros juegos con sus compañeros de clase, que tienen como blanco al maestro que no sabe cómo lidiar con tantas adversidades.Entre las situaciones para el recuerdo está el momento en que un alumno orina al profesor y este le amenaza con llamar a su padre. El alumno le indica que no hace falta que lo llame que ya lo llama él. Al final aparece toda la familia dispuesta a darle su castigo al propio profesor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios