Expediente Cristina Peña

  • La intérprete granadina pone el contrapunto al lenguaraz Gran Wyoming en el programa de televisión 'El Intermedio'

"Adelante, Cristina Peña". Es la frase con la que el Gran Wyoming presenta cada noche a la actriz granadina en el programa El Intermedio, de La Sexta. Allí presenta la sección Expediente Iker con un cardado que necesita cuatro botes de laca y una mirada desencajada de quien acaba de toparse con un fantasma -y no precisamente Wyoming-. Entre sus reportajes, un trabajo de investigación sobre la aparición del espíritu de Franco en el madrileño barrio de Chueca que bien pudo causar una úlcera a Blas Piñar.

Cristina Peña abandonó Granada a los 20 años y, desde entonces, ha participado en casi todas las series de éxito que se precien: Siete vidas, Aída, Compañeros... Actualmente pasa de lo paranormal en El Intermedio a un concurso de coros en Canal Sur. De lo más gamberro a lo más clásico. "Pero me está dando muchas tablas porque son tres horas en directo", dice. Pero es en La Sexta donde se junta con el imprevisible Wyoming. "Si fuera vidente se habría dado cuenta de que está destrozando su carrera...", dice sobre ella la web de programa. "Mi papel va en esa línea", explica. Pero no se considera presentadora, un jarrón parlante. "Yo soy una actriz que interpreta el papel de presentadora", explica. "Yo me lo tomo así porque lo mío es la escena".

En El Intermedio hace el papel de una esquizofrénica pero con su propio nombre, sin apodos en los que escudarse. "Me está creando una imagen de siniestra y de vampira de la noche que no tiene que ver mucho conmigo", dice con resignación. Su sección, Expediente Iker, es una sátira sobre el presentador de Cuarto Milenio, con Cristina Peña poniendo la apostilla a los comentarios del parapsicólogo más célebre de la televisión. Y con un peinado digno del Rupert más desarbolado. "Tengo muchas ganas de conocer a Iker para saber qué opina de nosotros pero todavía no he tenido la suerte de hablar con él", lamenta.

El personaje de El Intermedio, ¿es de los que marcan? "No creo", responde la actriz granadina. "Estamos hablando de La Sexta y el máximo de audiencia que hemos tenido es un nueve. Si esto se hubiera dado en la época de El Informal de Telecinco sería otra cosa, pero es un programa atípico para una audiencia muy reducida, y la gente que lo sigue es muy fiel pero es un programa muy irreverente que no gusta a todo el mundo". Ni siquiera a sus padres. "Son muy modernos, pero sé que no les gusta mucho porque damos palos a diestro y siniestro a quien se le tenga que dar, al Gobierno, a la Iglesia... Pero mucha gente no quiere que se metan con sus tradiciones, con sus cosas".

En cuanto a la fama, su peso recayó en ella con Compañeros. "Fue cuando empezaron a pararme por la calle", dice. Y en cuanto al ritmo de trabajo, Peña vive en Baeza y se desplaza a Madrid para grabar su sección. De Granada se llevó una "pequeña" formación teatral en obras como La otra orilla. De su director no recuerda el nombre pero sí que "era un señor mayor fantástico que vivía cerca de la capital". "Hace muchos años de eso", se disculpa.

Pero en Madrid tampoco terminó sus estudios. "Siempre he tenido problemas con las escuelas porque no acabo de estar de acuerdo con algunos métodos de trabajo y siempre he preferido completar mi formación con cursos aislados y con actores concretos que me interesan", dice. "Pero como se aprende es trabajando, porque cada director es un mundo y el teatro, el cine o la televisión tienen ritmos absolutamente distintos".

En su caso, no tuvo que disfrazar su acento andaluz al llegar a Madrid. "Nunca he tenido mucho acento y en mi casa hemos sido siempre como muy neutros". Un problema menos. Y después de que Wyoming cayera al vacío desde La Azotea, ¿cómo se decidió a acompañarlo en su nuevo proyecto? "Me encantó desde el principio", responde una de las integrantes de un programa que debe hacer las delicias de Bibiana Aído, ministra de Igualdad. El cupo femenino está más que cubierto con Thais Villas, Usum Yoon y la sufrida Beatriz Montañez -la "china del flequillo"- además de Cristina Peña. "Y habrá más mujeres en el futuro".Y no es que la masculinidad de Wyoming acapare todo. "Es decisión del director porque en principio se pensó en cuatro hombres pero para cambiar la imagen del Caiga se decidió por cuatro mujeres".

En cuanto a actores granadinos en la capital, Cristina Peña cita a Pablo Rojas, "un actor que empezó en Arrayán y que ha estado haciendo cosas en Escenas de Matrimonio". También está Alejandro Gómez, que trabajó en el primer capítulo de Lex en el que también participó la presentadora de Expediente Iker. No es un papel fijo pero interpretó a una psicópata a la que le destrozan la vida en un juicio y decide vengarse. Una vez más.

En cuanto al skecth en el que ha tenido la sensación de traspasar la línea, Peña destaca apoyar a Portugal en la Eurocopa, con todo el equipo con la camiseta de la selección lusa y cantando el himno. "Ha sido una burla sobre cómo Cuatro se ha quedado con todos los partidos, una rabieta muy divertida", concluye

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios